Pretenden en 2018 reducir la disposición a rellenos sanitarios en la CDMX

 

  • Bajarían de 8 mil 500 a mil 200 toneladas mediante la utilización de plantas tecnológicas

Redacción

El gobierno de la Ciudad de México (CDMX) pronosticó que al final de esta administración se reducirá la disposición a rellenos sanitarios de 8 mil 500 a mil 200 toneladas mediante la utilización de plantas tecnológicas y la implementación de políticas públicas encaminadas a la separación, reciclaje y reducción en la generación de residuos.

El titular de la Agencia de Gestión Urbana de la Ciudad de México (AGUCDMX), Jaime Slomianski Aguilar, expuso la forma de cómo el Gobierno de la capital del país enfrenta con responsabilidad el problema de la basura a través de la incorporación de tecnologías –termovalorización y biodigestión– que tienen más de 30 años en el mundo demostrando con eficacia el procesamiento de los residuos.

Ante integrantes de la Comisión para la Cooperación Ambiental (CCA) de América del Norte, en el marco de la Sesión Ordinaria del Comité Consultivo Público Conjunto, el City Manager de la CDMX sostuvo que la puesta en operación de estas tecnologías de punta son una realidad.

Al participar en la mesa de trabajo “Desviación y procesamiento de los desechos orgánicos: mejores prácticas y nuevas tecnologías”, Slomainski Aguilar dijo que en breve se dará a conocer el fallo de la licitación para el diseño, operación y mantenimiento de la planta de termovalorización en la CDMX.

Adelantó que en abril, el gobierno que encabeza Miguel Ángel Mancera Espinosa también publicará la licitación para el diseño, construcción, operación y mantenimiento de una planta de biodigestión, misma que procesará 2 mil toneladas de residuos orgánicos.

Ante representante de Estados Unidos, Canadá y México, que integran la CCA, creada en 1994, el titular de la AGUCDMX dijo que la tecnología de termovalorización es un proceso de combustión, pero es tecnológicamente medible, por lo que dentro de las bases de la licitación, se están solicitando las medidas de control más estrictas comparables a las normatividad ambiental internacional.

Incluso, afirmó, es una tecnología que funciona de manera adecuada y eficiente, sobre todo porque países de Europa y Asia llevan más de 30 años usándolas con beneficios económicos, pero sobre todo ambientales.

La mesa de trabajo de la Sesión Ordinaria del Comité Consultivo Público Conjunto, que tuvo lugar en la ciudad de Tuxtla Gutiérrez, Chiapas, fue moderada por Gustavo Alanís, director general del Centro Mexicano de Derecho Ambiental (CEMDA), y participaron Malcolm Brodie, alcalde de la ciudad de Richmond, Canadá; Craig Coker, director de Coker Consulting y editor en jefe de la revista Biocycle, y Sergio Gasca Álvarez, director de bioenergéticos de la Secretaría de Energía del Gobierno Federal.

Share Button

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *