Alto a la impunidad y castigo a quien atente contra periodistas: UNAM

Graue Wiechers señala que la libertad de prensa y el periodismo serio son fundamentales en los tiempos que impera la posverdad

El rector de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), Enrique Graue Wiechers, exigió ayer un alto a la impunidad y el castigo ejemplar para los responsables de los tres periodistas asesinados en menos de un mes, y expresó su solidaridad y de la Máxima Casa de Estudios con el gremio periodístico del país.

“Decir la verdad e informar de ella no es una tarea sencilla ni exenta de riesgos. Este 2017 ha experimentado uno de los inicios más violentos: tres periodistas fueron asesinados en menos de un mes. Sirva este momento para solidarizarnos con ese gremio, exigir el alto a la impunidad y el castigo ejemplar para los responsables”, remarcó.

Graue Wiechers indicó que de acuerdo con la Federación Internacional de Periodistas (FIP), México es uno de los cinco países de riesgo para el ejercicio de esa profesión. Añadió que el año pasado, por encima de nuestra nación, sólo Irak y Afganistán registraron mayor índice de homicidios a periodistas.

“La actividad periodística no sólo es una profesión de riesgo, también la actividad editorial e imprimir un periódico es una aventura incierta. En un país que lee poco, los distintos diarios compiten por un público que no crece significativamente, y constantemente se ven sujetos a grandes presiones económicas para subsistir”, añadió Graue.

Durante la inauguración del coloquio y exposición “Excélsior: un siglo de periodismo y cultura impresa”, destacó que en tiempos en que el periodismo serio se ve amenazado por la banalidad de la posverdad, y que los vientos del populismo soplan sobre las democracias, con verdades maniqueas, es fundamental la libertad de prensa y el ejercicio periodístico, que requiere valor, seriedad y compromiso.

El periodismo es necesario para que ayude a reflexionar, ante autócratas que se erigen como defensores de las necesidades de una nación, culpando a propios y extraños de sus carencias; debe ayudar a recapacitar en que las decisiones no se llevan a cabo en plazas o asambleas; también, para que contribuya a fortalecer nuestras instituciones, el estado de derecho y la división de poderes.

En el auditorio José María Vigil, del Instituto de Investigaciones Bibliográficas (IIB), Graue Wiechers hizo un reconocimiento al periódico Excélsior, y a todo el periodismo serio, comprometido con la libertad de expresión y con el derecho a la información.

Al presentarse la exposición del acervo que resguarda la Hemeroteca Nacional de México del “Periódico de la Vida Nacional” –que cumple 100 años de vida–, el rector expuso que este diario se ha caracterizado por experimentar, cambiar las formas, los modos del periodismo nacional y abrir los nuevos derroteros de la comunicación escrita.

A través de sus suplementos culturales como Revista de Revistas, El Búho, y Plural, dirigida por Octavio Paz, colaboró eficazmente en la consolidación de nuestra identidad cultural. Allí está la prosa de Carlos Fuentes, Juan García Ponce, Salvador Elizondo, Ramón Xirau y Gabriel Zaid, así como las columnas de Jorge Ibargüengoitia y Carlos Monsiváis, que encontraron el espacio para desarrollar la crónica mexicana como género literario.

A ellos hay que sumar a caricaturistas como Abel Quezada, Vicente Villa y Fernando Mota, que con su incisiva crítica iconográfica fueron construyendo la nueva conciencia social.

“La historia del periodismo mexicano, que bien ejemplifica Excélsior, es la historia de los esfuerzos por hacer a una nación informada, libre y democrática”, concluyó Graue Wiechers.

En su oportunidad, el director editorial del periódico, Pascal Beltrán del Río, señaló que sin libertad de prensa no hay régimen democrático; pero esta libertad también encierra la obligación de la responsabilidad que se ha perdido ante el periodismo militante o falaz que perjudica a la propia democracia.

“En esta época de verdades y posverdades, la responsabilidad de los periodistas se parece cada vez más al trabajo que se realiza en la Universidad Nacional: al descubrimiento de las verdades, en plural, y a la denuncia de las falacias. Hoy que periodistas son amenazados, lastimados y asesinados por manifestar las verdades incómodas, tenemos que hacer esta denuncia una y otra vez, hasta que los agravios se esclarezcan, se castiguen y se prevengan”, subrayó.

Share Button

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *