Universidades mexicanas participarán en el “Reto 22 días sin gasolina”

  • Organizaciones ciclistas buscan demostrar que sí se puede mover sin la utilización de combustibles

Redacción

Durante 22 días estudiantes de diversas universidades llevarán a cabo el reto de pedalear en bicicleta y trasladarse mediante ella a sus respectivos planteles, para demostrar que sí se puede mover sin la utilización de gasolina y que las ciudades pueden ser más eficientes, saludables y seguras para todos.

Con este reto se trata de ver qué Universidad logra más universitarios pedaleando cada día durante 22 días seguidos. La casa de estudios que consiga más participantes y más kilómetros pedaleados durante 22 días seguidos será la triunfadora y recibirá mobiliario, equipo y apoyo de las empresas y Fundaciones aliadas para mejorar la movilidad dentro de su Campus.

En el marco del Foro Mundial de la Bicicleta, que se llevará a cabo en este mes, las organizaciones ciclistas Bicitekas AC, Chihuahua en Bici, VixiEscuela y Cholula en Bici, lanzaron el reto de “22 Días sin Gasolina” a la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla (BUAP), a la Universidad Autónoma Benito Juárez de Oaxaca (UABJO), a la Universidad Autónoma de Chihuahua (UACH) y a la Facultad de Ciencias, de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), en la Ciudad de México, para ver cuántos de los alumnos utilizarán este medio de transporte para llegar a cada una de las instituciones académicas.

Durante 22 días cada una de las universidades contará cuántos estudiantes logra pedalear en bici hasta su plantel, para ello las casas de estudio ofrecerán durante 22 días seguidos las facilidades para incentivar que sus comunidades universitarias reduzcan el uso de vehículos privados y la quema de gasolina.

Las agrupaciones de ciclistas establecieron un calendario para el mejor control del reto “22 Días sin Gasolina”. A la UNAM le corresponderá llevarlo a cabo del 19 de abril al 11 de mayo; a la UACH le tocará del 2 al 23 de mayo (ya lleva cinco días con el reto); tanto la UABJO como la BUAP comenzaron el pasado 1 de abril y concluirán el reto el próximo 22 de este mes.

Para medir el desempeño de cada universidad, se convocó a los participantes de cada una de las instituciones educativas participantes a inscribirse en la aplicación gratuita BIKO. Su uso es sencillo y solo requiere abrir la APP al iniciar el recorrido en bici o a pie y guardar el recorrido al finalizarlo.

Dicha aplicación medirá la cantidad de estudiantes participantes, los kilómetros recorridos en bicicleta, la cantidad de calorías quemadas y la cantidad de CO2 que los estudiantes le ahorrarán al país durante 22 días en que dure el reto en cada una de las ciudades participantes.

Los estudiantes Daniela Abigail Guzmán y Carlos Alberto Herrera aceptaron el reto en nombre de los ciclistas de la Facultad de Ciencias y aprovecharon para anunciar la fundación del “Biciclub Ciencias”, e invitaron a sus compañeros de la Facultad para participar en el reto y crear comunidad. Con respecto a la movilidad en la CDMX, Carlos Alberto comentó que “las personas deben tener las mismas posibilidades y derechos para moverse como ellos decidan”, refiriéndose a los que se mueven en autotransporte, en bicicleta o caminando.

Sobre el reto, Mireya Imaz, directora del Programa Universitario de Estrategias para la Sustentabilidad, de la UNAM, comentó que “la supremacía del auto particular es una de las razones estructurales de que los efectos de la política de la calidad del aire se hayan detenido a mediados de la década pasada. Hay que ver la movilidad desde la sustentabilidad y la bicicleta es un muy buen ejemplo”, puntualizó.

Armando Pliego, de Cholula en Bici, de Puebla, indicó que los jóvenes quieren demostrar, con este reto entre ciudades y universidades, que sí podemos ir en bici a la escuela y transformar nuestros hábitos de movilidad, así como en nuestras calles y en ciudades en que vivimos. “Veintidós días es un tiempo corto, pro importante para modificar un hábito y adoptar un nuevo estilo de vida, en este caso un hábito de movilidad más económico, saludable, sostenible y seguro”, indicó.

Por su parte, Selim Sánchez, de VixiEscuela, de Oaxaca, señaló que este proyecto puede ser un incentivo para saber qué tan accesibles son las universidades para peatones, ciclistas, usuarios de transporte público y personas con discapacidad y sus aprendizajes pueden generar cambios importantes en las ciudades.

Rocco Revilla, de Chihuahua en Bici, dijo que en su estado un gran desafío es la violencia, causada en parte por su diseño urbano y al modelo de movilidad imperante, lo que ha provocado la dispersión de la ciudad en muchos espacios despoblados y un gran aislamiento entre vecinos. En una ciudad diseñada para los automóviles, indicó, la bicicleta es la herramienta que le devolverá la ciudad a las personas.

Mayor información en: http://www.reto22dias.mx/

 

Share Button

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *