“SIN COMENTARIOS…”

Óptica Ciudadana

In Memoriam de María de Jesús Jiménez Aguilar

Por José Luis Hernández Jiménez

hernandez-jimenez2012@hotmail.com

Otra vez, estimados cuatro o cinco lectores, cítome a mí mismo (*):

“1976. Iztapalapa. DF.

“En las galeras que utilizaban tanto el Ministerio Público (MP) de la 19 Agencia, como el Juzgado Calificador, para que sus detenidos cumplieran con las ‘penas’ impuestas, doce jóvenes (entonces jóvenes), entre ellos dos mujeres, nos encontrábamos castigados.

“¿El delito? ‘Estar haciendo propaganda subversiva’, nos dijo el titular de la Agencia. Debíamos purgar al menos, setenta y dos horas de arresto.  ‘¿Cuál, pregunto Rosa María Cruz, si solo estábamos distribuyendo un volante pidiendo Salario Mínimo al Presidente, para que vea lo que se siente?’ Cirilo Santana tristeaba en el fondo de la galera. Ya no pudo ir a trabajar. Nos habían detenido a las 6 de la mañana. Luciano Jimeno, como que quería llorar. Mario Domínguez insistía en protestar. Miguel Ángel Hernández vociferaba maldiciones. Arturo Olguín, Nicolás Jiménez y Roberto Morales, los tres veteranos dirigentes delegacionales del Comité Nacional de Auscultación y Organización (CNAO), antecedente del Partido Mexicano de los Trabajadores (PMT), al cual pertenecíamos en ese tiempo, bromeaban entre sí. Cirilo Rosales, ‘componía’ la Canción del Preso, una parodia de la original que cantaba don David Zaizar (‘preso me encuentro tras de las rejas, tras de las rejas de la prisión…’, ¿se acuerdan?). Rosario se reía de todos. Juan Mecalco y su primo Oscar, bromeaban entre si. Un servidor solo miraba.

“A las 24 horas de estar ahí, ya nadie reía. A las 36, todos estábamos cansados y tirados en el suelo, sin importarnos la suciedad de aquel sitio.

“De repente escuchamos gritos, insultos. Todo un escándalo.

“’¡Déjenme pasar o a ustedes también les toca!’, gritaba una voz de mujer, al parecer muy molesta. ‘¡Ya párele señora!’, dijo una voz masculina que, luego supimos, era de un asustado policía. Se abrió la puerta de la galera y apareció…¡mi madre! (María de Jesús Jiménez Aguilar). ‘¡Aquí les traigo estas tortas y estas cobijas, hijos!’, nos dijo. Nos abrazó. Nos besó y gritando acusó a la autoridad con nosotros: ‘¡Es que esos pinches licenciados, el MP y el Juez Calificador, y sus desgraciados policías, no me dejaban entrar a verlos a ustedes, y los tuve que agarrar a paraguazos y decirles sus maldiciones! Sin comentarios”.

Hasta aquí la cita (*) de uno de los 189 relatos contenidos en mi libro “Cuando correteábamos utopías”.

Es un botón de muestra de cómo era ella (parecida a “La Madre”, de Máximo Gorki), una mujer a la que debo todo. Incluso la vida, diría un clásico.

Y resulta que hace un año, este 23 de abril, ella emprendió el viaje sin retorno. En estos doce meses, he comprendido que, a duras penas, pero se puede sobrevivir sin un pedazo de corazón, que es mi caso, y que ella solo se me adelantó. Cualquier día, ya ven cómo está la situación llena de inseguridad, la alcanzo.

Por lo pronto, este domingo 23 de abril, sus descendientes, familiares y amistades le rendimos un merecido homenaje, aparte de los que en vida le ofrecimos. ¿Por qué solo homenajear a los muy famosos y famosas?

Sugiero algo más a los que aún tienen a sus padres en este valle de lágrimas: cuídenlos, ámenlos, apapáchenlos. Sobre todo si se trata de adultos mayores. ¿Va?

Notitas: Una.- Que tanto gobernante y/o servidor público corrupto, pues el tal Duarte solo es un caso de tantos, solo es un reflejo de una sociedad sin ciudadanos. Es decir, sin personas consientes y exigentes, que pongamos más atención en los individuos que elegimos y cuidemos las manos a tanto ladrón institucional. Y que conste que están en todos los Partidos registrados ¡eh, cuidado! ¿Y por qué si los acusan y exhiben en los medios de comunicación, no les quitarán lo que se roban? Dos.- Que Kathrine Switzer, en 1967, fue la primera fémina en participar en el legendario Maratón Internacional de Boston, EU. Casi al llegar a la meta, los organizadores la empujaron para que no la cruzara, pues estaba prohibido que mujeres participaran en dicha prueba (42,195 metros). Resulta que 50 años después, ella misma, a los 70 de edad, acaba de volver a correr la misma prueba. ¡guau! Y pensar que yo, luego de correr 18 Maratones, y casi convertido en un señor de las 7 décadas, ya me ando retirando de esa competencia. ¡Qué pena! A ver si puedo correr en agosto, el próximo de la CDMX, ¿mi Maratón 19? Uff. Tres.- Que se recomienda la lectura de la obra del recién fallecido, Giovanni Sartori: “Homo Videns”, “Teoría de la democracia”, “Ingeniería constitucional comparada”. Cuatro.- Que la 41 Presentación de mi libro, “Cuando correteábamos utopías”, se presenta el próximo viernes, 28 de abril, en el auditorio “Sebastián Lerdo de Tejada”, en el mero Palacio Legislativo de Veracruz, en Xalapa, a las 18 horas. Los organizadores, integrantes del “Foro Permanente Heberto Castillo Martínez”, a quienes agradezco su invitación, me piden que invite a mis cuatro o cinco lectores. Ya. Cinco.- Que si realizan ejercicio diario, mis estimados (as), se verán más guapos y guapas. He dicho.

Share Button

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *