EDOMEX

Óptica Ciudadana

  • Gane quien gane la gubernatura del EdoMex, los únicos perdedores serán los habitantes de ese gran Estado

Por José Luís Hernández Jiménez

hernandez-jimenez2012@hotmail.com

 

¿Qué candidato (a) es el peor? Observando campañas y debates durante el proceso electoral rumbo a los comicios del Estado de México para elegir Gobernador, a celebrarse el domingo 4 de junio, es la pregunta que se hace cualquier ciudadano no involucrado directamente en ellos.

Porque en una democracia, es decir, en competencias reñidas o no, se esperan sí, fuertes cuestionamientos mutuos, descalificaciones incluso, pero también propuestas, exhortos y formas alejadas de todo tipo de violencia. Pero durante todo el proceso electoral mexiquense, lo que ha predominado, es lo primero. Creo que los 11 millones 32 mil posibles electores de esa entidad federativa (aunque realmente, desde hace tres elecciones, no vota ni la mitad), merecen algo mucho mejor.

El Estado de México (EdoMex) es, en muchos sentidos, como el resto del país, grande. Pero, igual, como el resto de la nación, su clase política le ha quedado muy pequeña.

En tamaño, es de las entidades federativas más grandes, ya que su superficie alcanza los 22 mil 357 kilómetros cuadrados (la CDMX, por ejemplo, apenas supera los 1,500). Y en el pasado fue más grande. Recuérdese que su territorio original fue cercenado para dar vida a entidades como Morelos, Hidalgo, Guerrero, y hasta el mismo DF.

Allí, en el EdoMex, habitan 16 millones, 200 mil mexicanos (en la capirucha somos la mitad); aunque la mayoría de ellos vive en la llamada zona conurbada de la CDMX: Naucalpan, Tlalnepantla, Ecatepec, Tultitlán, Nezahualcóyotl, Chalco, Valle de Chalco, etc. Tiene un total de 125 municipios (en el ex DF hay 16 Delegaciones).

Es un Estado rico, porque su sector servicios, su agricultura, su industria y en particular su área de turismo (en su territorio están desde el Popocatépetl y el Iztaccíhuatl, hasta el Nevado de Toluca, desde Teotihuacán hasta Malinalco, pasando por Chalma, desde el Zoológico de Zacango hasta Valle de Bravo y Avándaro, desde el pueblo mágico de Metepec, hasta los juegos pirotécnicos de Tultepec, pasando por el Cosmovitral de Toluca y por la Isla de las Aves, etc.), aportan mucho al PIB nacional, el 10 por ciento.

Quizá por ello, los integrantes de su clase política pelean como canes grandes, los “güesos” en disputa.

En contraste, resulta que la mayor parte de la población del EdoMex no es rica. Todo lo contrario.

El 17 por ciento de los pobres del país, está concentrado en ese Estado; más o menos 9 millones y medio de personas, ¡más de la mitad de su población total! De éstos, un millón 200 mil mexiquenses son considerados dentro del rubro de “pobreza extrema”, pues cada uno de estos, apenas perciben algo así como 10 pesos por día. Todo esto a pesar de que es la entidad federativa que cuenta con mayor número de legisladores federales, 68, tres de éstos son Senadores. Y todos ellos —como los integrantes de los Poderes Ejecutivo y Judicial y gran parte de los integrantes de los Ayuntamientos— ganan muy bien, eh! O sea, clase política rica pero población pobre.

Otros indicadores de bienestar subrayan lo mismo: El 4 por ciento de su población (650 mil personas) es analfabeta; y aproximadamente 40 mil personas aún no hablan español. Dato paradójico en este momento, cuando la SEP anuncia un Programa Nacional para que desde la escuela Primaria todos hablemos el idioma inglés (“México en ingles”).

Y lo peor aparece en los rubros de desempleo e inseguridad.

En el EdoMex, el 5.4 por ciento de su población con posibilidades de trabajar, 300 mil personas, están desempleadas. O sea, en términos porcentuales y absolutos, ocupa el honrosísimo 2º lugar en el país, después de Tabasco, que es el primero, y antes que la CDMX, que está en tercer sitio. Y aunque el gobierno mexiquense aclara que en cambio hay 7 millones de personas con empleo, no aclara que 6 de cada 10, o sea, 4.2 millones, son empleos informales.

Por otra parte, es la entidad con la mayor tasa de violencia en el país, pues se cometen 93 delitos por cada 100 mil habitantes (el promedio nacional es de 41). Ocho de los municipios más inseguros de México, están en este Estado. Once de sus Municipios han sido declarados oficialmente, con “alerta de género”, por la gran cantidad de feminicidios cometidos en sus territorios. Más aún, Estados Unidos reiteradamente ha recomendado a sus connacionales No visitar Coacalco, Ecatepec, Nezahualcóyotl, Los Reyes La Paz, Valle de Chalco, Chalco, Ixtapaluca, Tlatlaya,… por la gran inseguridad que en ellos se padece.

Peor: el 90 por ciento de los habitantes del EdoMex, declara sentirse “inseguro”.

¿Delitos sufridos por los habitantes del Estado de México? Homicidio, secuestro, extorción, violación, lesiones, robo con violencia, robo a transeúnte, robo en transporte, amenazas,… Es la entidad federativa, con más delitos de alto impacto cometidos. ¡Uy!

Y de lo otro —contaminación, salud, tráfico, corrupción, etc., etc., etc., — ya mejor no hablo. Su gravedad sigue creciendo, pero…

Pero los aspirantes a ser Gobernador (a) muy poco dicen y proponen al respecto. Sus campañas electorales han consistido esencialmente, en lanzarse lodo los unos (as) a los otros (as). Y haciendo creer al posible elector que solo se trata de vencer a uno de ellos, cuando de lo que se trata es de terminar con la cultura política priista (clientelismo, corrupción, patrimonialismo, ineficiencia, corporativismo, acarreo), la cual es origen de muchos males y se ha incrustado en todos ellos. Millones de mexiquenses han sido gobernados por priístas, panistas y perredistas (y su clon moreno), y nada sustancial ha mejorado su situación cotidiana.

Al parecer lo único que les interesa a todos ellos, es el usufructo del Presupuesto de Egresos que, para este 2017, es de 260 mil millones de pesos, es decir, 737 millones de pesos cada día.

Por ello, al escuchar sus mutuos ataques, uno se pregunta: ¿Quién es más corrupto, quien más ladrón, quien más ineficiente, más inculto, más oportunista, más peor?

Creo que gane quien gane la gubernatura del EdoMex, los únicos perdedores serán los habitantes de ese gran Estado. Ya que.

Igual en los otros Estados, en donde también habrá elecciones el próximo 4 de junio; Coahuila, Nayarit, Veracruz. ¡Pobre México! ¿O cómo ven, estimados cuatro o cinco lectores?

Notitas: Una.- Que en este ambiente tan echado a perder por la actual clase política, la presentación de la candidata a la Presidencia de la República, independiente de los partidos con registro electoral, e impulsada por el Congreso Nacional Indígena, y Representante de 93 pueblos indios del país, María de Jesús Patricio Martínez, es una bocanada de aire fresco. Véanse sus 7 principios: 1) Servir y no servirse; 2) Construir y no destruir; 3) Obedecer y no mandar; 4) Proponer y no imponer; 5) Convencer y no vencer; 6) Bajar y no subir; 7) Representar y no suplantar. Y su dicho inicial: “Gobiernos vienen y van de diferentes colores y banderas y lo único que hacen es empeorar las cosas…”. Dos.- Que qué bien que el nuevo campeón nacional de futbol es mi equipo, el Tecate—Bimbo o ¿cómo se llama? Venció a su rival en marcador global por 4 goles a 3. Tres.- Que buenas lecturas (aparte de mi libro ¡obvio!) son los libros de don Erich Fromm: “El miedo a la libertad”, “El arte de amar”, “Ética y Política”, “La Revolución de la esperanza”, “Psicoanálisis de la sociedad contemporánea”, “Una escuela de vida”, “Budismo Zen” y otros 25 libros. Cuatro.- Que el martes 13 de junio, se lleva al cabo la Conferencia: “La Prepa Popular, sus inicios” (¡a casi 50 años de fundada!), a cargo del Profesor Enrique Treviño, uno de los miles de egresados de la misma. Es en Concepción Béistegui 107, colonia Del Valle, en la CdMX, cerca del Poliforum, a las 19 horas. Organiza “Por el cambio con dignidad, AC”. Son invitados (as). Cinco.- Que este 30 de mayo se cumplen 33 años del asesinato del periodista Manuel Buendía, cuando se disponía a publicar complicidades del narco con políticos de la época. Y a la fecha no se ha investigado a uno de los posibles responsables políticos de dicho crimen, el hoy Senador Manuel Bartlet Díaz. El, oficialmente, autor intelectual del crimen, José Antonio Zorrilla Pérez, era Director de la Federal de Seguridad nacional. Y su jefe inmediato era el Secretario de Gobernación de entonces, Bartlet. Por cierto ¿Dónde anda don Bartlet? Seis.- Que ¡anímensen a hacer ejercicio diario mis estimados y estimadas! Se van a ver más guapas y guapos. He dicho.

Share Button

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *