LOS TERREMOTOS (2ª parte)

Óptica Ciudadana

 

Por José Luís Hernández Jiménez

hernandez-jimenez2012@hotmail.com

 

A los caídos por los terremotos y a sus familias

El terremoto del 19 de septiembre (y su réplica del 20), de hace 32 años, sí que dejó a gran parte de la Ciudad de México, en escombros. No se trata de minimizar lo que nos acaba de ocurrir a los capitalinos – todos los temblores son catastróficos – pero sí de mirar las cosas del tamaño que realmente son. Veamos:

Algunos datos preliminares del sismo (o de los 3 sismos) de septiembre de 2017 en la Ciudad de México son:

220 personas fallecidas (de un total de 361: 74 en Morelos, 45 en Puebla, 13 en EdoMex, 6 en Guerrero y 1 en Oaxaca), más las que se acumulen…

Se cayeron 38 edificios.

326 edificios han quedado inhabilitados

1400 edificaciones requieren atención pues en otro sismo similar, pueden colapsar

7,649 inmuebles, incluidas 5 mil escuelas, tienen algún daño

(250 mil viviendas dañadas en Chiapas y Oaxaca; 10 mil en Morelos y otros 50 mil inmuebles dañados)

Una semana duró el rescate de 55 personas

Un tren del Metro por poco se descarrila cerca de la Estación Nopalera, la línea 8.

En el auxilio a damnificados, parte importante de la sociedad civil, en gran medida jóvenes de clase media, se volcó entusiasta, rebasando, lógico, a las autoridades y a otros entes políticos.

38 mil millones de pesos, podría costar la reconstrucción.

Al parecer, el siniestro, no afectará el Producto Interno Bruto del país.

Ahora van los datos de los 2 sismos, el del 19 y el del 20, de septiembre de 1985. El terremoto del día 19, fue 30 veces más potente que el de ahora:

12, 843 personas fallecieron, según el Registro Civil; aunque se llegó a hablar de 30 mil

250 mil personas, de un momento a otro, se quedaron sin vivienda en el DF.

900 mil más tuvieron que abandonar su morada

El rescate de 3,226 personas con vida tardó un mes.

Se cayeron 412 edificios, de altura de 7 a 18 pisos

Se tuvieron que demoler pronto, 1200 edificaciones.

152 edificios fueron demolidos con dinamita

5,700 edificios resultaron muy afectados

30 mil inmuebles resultaron con daños estructurales.

68 mil edificios tuvieron daños parciales

516 mil metros cuadrados de carpeta asfáltica quedaron dañados.

Todo un día, la capital se quedó sin energía eléctrica.

No hubo televisión, pues se cayó el edificio y la antena principal de Televisa. Por ello se publicó en el extranjero que “la Ciudad de México desapareció por un terremoto”.

32 estaciones del STC (Metro) quedaron muy dañadas, durante varias semanas.

6 meses se tardaron en restablecer el servicio telefónico

Se perdieron 150 mil empleos de inmediato.

Gran parte de la sociedad civil, en su mayoría jóvenes – y de estos, principalmente chavos banda y boy scouts – se volcaron al rescate de miles de personas sepultadas bajo los escombros.

10 años duró la remoción de escombros.

67 mil millones de pesos fue lo que costó el daño del temblor en la capital.

Ese sismo afectó 2 puntos a la baja, el PIB nacional.

Y aunque parece un ejercicio ocioso, de cualquier forma, van otras comparaciones, en los recientes 10 años, en cuanto al número de fallecidos por terremotos:

El 26 de diciembre de 2004, un terremoto de 9.3 grados, causa la muerte de 170 mil personas en Indonesia;

El 8 de octubre de 2005, un temblor en Pakistán, ocasiona el deceso de 75 mil personas;

El 27 de mayo del 2006, de nuevo en Indonesia tiembla, lo cual deja un saldo de 6 mil personas fallecidas.

El 15 de agosto de 2007, un sismo de 7.7 grados, en Perú, deja sin vida a 900 personas;

El 12 de mayo del 2008, un terremoto de 8 grados en China, deja sin vida a 87 mil seres humanos;

El 30 de septiembre del 2009, en Indonesia, un temblor de 7.6 grados mata a 1,100 personas;

El 12 de enero de 2006, en Haití mueren 200 mil personas a causa de un terremoto de 7 grados;

El 27 de febrero de 2010, en Chila, un terremoto de 8.8 grados deja un saldo de 520 personas fallecidas;

El 14 de abril de 2010, en China, un temblor de 6.9 grados, deja sin vida a 3 mil personas;

El 11 de marzo del 2011, en Japón, 19 mil personas muertas es el saldo de un terremoto de 9 grados;

El 23 de octubre de 2011, en Turquía, un terremoto de 7.3 grados, deja sin vida a 600 personas;

El 3 de agosto de 2014, en China, mueren 600 persona a causa de un sismo de 6.1 grados;

El 26 de abril de 2015, en Nepal, un terremoto deja mil muertos.

En ufff…

Me quedo sin comentarios. ¿Y vos, estimados cuatro o cinco lectores (as)?

Notitas: Una.– Que los Partidos Políticos, tienen en el cochinito, un mil millones de pesos (que aún no les entrega el INE). Deberían renunciar a ello, para entregarlo como apoyo a los damnificados. La sociedad aplaudiría su gesto: Del PRI son 258 millones de pesos; del PAN 189; del PRD 113; del PMorena  95; del PVEM 84; del PMC  78; del Panal 60; del PES 57; y del PT 54. Dos.– Que la clase política encumbrada, debería apoyar a los damnificados por los terremotos del 7 y 19 de septiembre pasados, donando un mes de su salario. Para ella seria como quitarle un pelo a un gato. Estoy hablando de los Magistrados de la Suprema Corte de Justicia de la Nación y de los Tribunales de Justicia de los Estados y de los Jueces; del Presidente de la República, los Gobernadores y Jefe de Gobierno de la CDMX, de los integrantes de los Ayuntamientos y Jefes Delegacionales, y los respectivos miembros de los gabinetes de todos ellos, de los Senadores, Diputados Federales y locales y de todos los Servidores Públicos de Director General para arriba. Y de los Dirigentes Nacionales y Estatales de todos los Partidos Políticos. Tres.- Que otra manera efectiva  de ir completando los 38 mil millones de pesos que se requieren para la reconstrucción de zonas dañadas por los terremotos y para el apoyo a los damnificados, es modificar el artículo 41 de la Constitución, para que 6 mil, de los 7 mil millones de pesos, que se podrían dar a los Partidos para sus campañas, se reasignen a ese rubro. Basta escribir en dicho artículo que a esos entes políticos se les dará dinero de acuerdo con los votos que obtengan, y no en base a todo el padrón electoral, ya que solo vota la mitad, y que se multiplique por el 30 por ciento del Salario Mínimo General de la CDMX, y no por el 65 como ahora sucede. Y al INE bien se le podría recortar la mitad, es decir, que se quede con 9 mil, de los 18 mil millones de pesos que está pidiendo. Así, ya irían 16 mmdp, y ya falta menos. Cuatro.– Que el título de la Conferencia del martes 10 de octubre, a las 19 horas, es ”Los terremotos de septiembre de 2017”, y está a cargo del Ing en Geofísica, Miguel Camacho Afganio. Entonces nos vemos en el domicilio oficial de “Por el cambio con dignidad, AC”, sito en Concepción Beistegui 107, colonia Del Valle, en la CDMX (cerca de Insurgentes sur y del Poliforum). Cinco.- Que se sugiere leer (sí, mi libro, “Cuando correteábamos utopías”, pero también) “El Capital”, de don Carlitos Marx. Hace 150 años se publicó por primera vez. Recuerdo que uno de mis profesores en la UAM-I, Porfirio Miranda, nos obligó a leerlo en tres meses. Con sus explicaciones, un deleite de obra. Seis.– Que el ejercicio diario, nos levanta porque nos levanta. De nuevo, he dicho.

Share Button

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *