Pone en marcha la UACh programa de huertos escolares y familiares

  • Se pretende contrarrestar la pobreza alimentaria la producción de hortalizas, plantas aromáticas y flores para el consumo de las familias

David M. Arias

Investigadores y estudiantes de la Universidad Autónoma Chapingo (UACh) informaron sobe la puesta en marcha del Programa Piloto de “Huertos Escolares, Huertos Escuela y Huertos Familiares” con la finalidad de garantizar el abasto de frutas, verduras y plantas medicinales entre la población de bajos recursos de zonas rurales y urbanas del país.

En el marco de los trabajos que se realizan en diversos puntos del país, entre ellos el Estado de México, los especialistas indicaron que los “Huertos Piloto” se garantiza que tengan alimentos sanos y frescos así como la viabilidad de reducir el gasto familiar en el consumo de la canasta básica alimentaria.

El profesor-investigador de la UACh, Aurelio Bastida Tapia, dijo que una vez que los Huertos den resultados, podrán instalarse a nivel municipal a fin de que se proponga al Gobierno Federal que la retome como una política pública encaminada a garantizar la soberanía alimentaria, la nutrición adecuada de los mexicanos, la salvaguarda del medio ambiente y la reducción de la pandemia de diabetes y obesidad.

Bastida Tapia, responsable de Huertos y Hortalizas Orgánicas del Programa de Extensión y Vinculación Universitaria de la UACh, indicó que se analiza la tipología del beneficiario ya que no es lo mismo la zona rural que la urbana.

Indicó en las zonas urbanas la población objetivo bien podrían ser las amas de casa y adultos mayores, en tanto que en la zona rural estarían las amas de casa y niños pero todos con un solo propósito: enseñarles a cultivas sus propios alimentos con la finalidad de que se trasmita el conocimiento de generación en generación.

Recordó que una vez que se pueda convertir en política pública de Estado, los funcionarios deben entender que los ciclos agrícolas, es decir, las plantas crecen a su propio ritmo “éstas no crecen al ritmo de los políticos y sus discursos”, la siembra preferente debe implementarse en la época de primavera.

Por ello, hizo un llamado a los Poderes Legislativo y Ejecutivo los cuales podrían adoptar este Programa para introducirlo en todo el país pues la Universidad Autónoma Chapingo cuenta con los agrónomos suficientes para capacitar a la población objetivo.

En tanto, Ileana García Antonio, Coordinadora de Huertos Escolares informó que en el Estado de México existen cinco huertos establecidos en escuelas públicas de nivel primaria, secundaria y media superior.

Lo importante es “hacerles ver a los alumnos de primaria, de sexto año, donde tenemos una población académica superior a los 150 educandos, lo que implica producir sus propios alimentos ya que a dicha edad se puede generar conciencia y sembrar la semilla, no solo del conocimiento sino también de la seguridad alimentaria”.

Dijo que la UACh y la Organización Sociedad Mexicana de Especialistas en Agricultura Protegida buscan contribuir a través del PEEVU, a desarrollar la cultura de una alimentación sana en la región, para contrarrestar la pobreza alimentaria, mediante el establecimiento y desarrollo de huertos diversificados, para la producción de hortalizas, plantas aromáticas y flores para el consumo de las familias participantes.

Además de contribuir a fomentar la vinculación de la Universidad Autónoma Chapingo con su entorno inmediato, mediante acciones de capacitación, asistencia técnica y seguimiento para proyectos de continuidad para la producción diversificada en diferentes municipios del estado de México.

Los capacitadores de la UACh dan seguimiento a los huertos en superficies promedio de 200 m2; proporciona la capacitación y asistencia técnica e instalan los huertos escolares.

Los beneficios sociales son el manejo de la unidad de producción traspatio de cualquier índole que permite a los individuos la organización en las actividades, economía, en concreto, su calidad de vida, siendo esto de suma importancia fomentar los buenos hábitos y conservar enérgicos los núcleos de la sociedad.

En tanto que los beneficios económicos se detectan derivados de la producción al comercializar sus productos y reducir los costos por la adquisición de alimentos, ya que de la producción destinan una cantidad al consumo propio.

De acuerdo con el Coneval, en el tercer trimestre de este año, el 41.8 por ciento de la población no pudo comprar la canasta alimentaria, mientras que la pobreza laboral por ingreso aumentó 4.6 por ciento.

Por último los beneficios tecnológicos ya los métodos de producción se adaptan a las necesidades de quienes producen para contrarrestar el problema de abasto de alimentos.

Share Button

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *