La Gaceta Metropolitana 
 
 
 
CIUDADES, COLONIAS Y CALLES
 
 
 
 

Comentando… la Ciudad

 
  • El INE desprecia a los mexicanos pobres y pobres extremos

  • Para 2017, elección en sólo tres Estados, pedirá presupuesto superior a 11 mil millones de pesos

Por Luis Repper Jaramillo
lrepperjaramillo@yahoo.com

 
En el México del día a día, en el que apenas alcanza para comer (al menos 2 ocasiones), tres sería un lujo. En el que la pareja tiene que trabajar y dejar a los hijos con el hermano mayor, los abuelos, los tíos, la comadre, en el kínder, en la primaria de tiempo completo (de 8 a 16 horas, en donde el alumno hace la tarea y come ahí) mientras los padres dobletean empleo para que les alcance el ingreso, hay mexicanos que esto les tiene sin cuidado, que lo ignora… en pocas palabras les vale madre.

En este país de casi 120 millones de ciudadanos, existen sólo dos clases sociales, los fregados y los rico/millonarios. Dejen les digo. Se creó, desde el sexenio de Carlos Salinas de Gortari, un núcleo privilegiado, divino, exclusivo (no es una clase social desde luego, sino una pléyade de oportunistas, vividores, vampiros del erario público) emanado en los tres niveles de gobierno (federal, estatal y municipal). Ese exquisito sector de prosapia es la burocracia divina, nuestros empleados –porque con nuestros impuestos les pagamos su salario- miembros de esos gabinetes que manejan a su antojo y libre albedrío los dineros nacionales.

La administración de Salinas de Gortari desapareció, fundió a la clase media (empleados que con el esfuerzo de su trabajo compraban su casa, auto, despensa abundante, vacacionaba, inscribían a sus hijos en colegios particulares, incluso podía ahorrar para su vejez, viajar o cambiar su menaje casero), con su política social y financiera, y de los tres estratos aniquiló a la media, bajándola al nivel inmediato inferior y sublimó al sector alto, en donde unos cuantos ricos se hicieron millonarios y éstos más millonarios.

Decisiones, como digo, tomadas por la burocracia divina, que 30 años después confirma esa distancia económico/social y nos la refriegan en la cara.

Pero no me quedo sólo con la exposición, sino remitiré cifras para demostrar que a los burócratas les importa más su comodidad, bienestar, estatus, etc. que rescatar a millones de mexicanos de la marginación, del abandono en que los tiene el Sistema.

Con datos del Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (CONEVAL) y del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), detallaré la ignominia en que se encuentra la mayoría de la población, ante la indiferencia de la autoridad y sus operadores (burócratas exquisitos).

Mientras algunos de “esos” sacan raja económica de su cargo, en nuestro país 55 millones 300 mil mexicanos viven en pobreza (comen dos veces al día, no tienen casa firme, con techo colado y piso de cemento, carecen de empleo, sobreviven de la dádiva), representan el 46.2 por ciento de la población nacional.

El siguiente renglón –hacia abajo- están los connacionales en pobreza extrema, los olvidados, los ignorados y despreciados por los tres niveles de gobierno. Este sector fue expuesto magistralmente en 1950, por el cineasta español Luis Buñuel en su inolvidable y reveladora película “Los Olvidaos”.

No pierdan detalle, 66 años después de esa cinta y su realidad, más de 12 millones de mexicanos viven así, en pleno Siglo XXI, en la absoluta marginación y olvido.

El Coneval define  el término pobreza extrema, como el sector que no tiene dinero para lo más elemental: vivir, vestirse, asearse y comer, esto lo hace –si bien le va- una vez al día, con alimentos regalados, husmeándolos en la basura u obsequiados de los desperdicios, “sobras” de restaurantes, cocinas económicas, fondas o residencial de alta alcurnia.

“Los olvidados” se encuentran en la esquina, en donde el semáforo marca luz roja y se aproximan a lavar parabrisas, payasitos, malabaristas, vendetodo, etc. El mismo Coneval, lamenta que esta situación empeora con el paso del tiempo y si antes había entidades focalizadas, en 2016 esta población marginada lastimosamente se ha ampliado a los Estados de Guerrero (en donde se ubica el municipio más paupérrimo del país: Cochoapa el Grande, cuyos niveles de miseria se equiparan a países africanos como Mali o Malawi, según el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo, PNUD), Morelos, Campeche, Veracruz, Oaxaca, Chiapas, Estado de México, Sinaloa, Hidalgo, Coahuila y Baja California Sur.

En números reales el 81 por ciento de la población mexicana vive en situación de pobreza y vulnerabilidad, destaca el reporte del organismo federal.

La desigualdad social y económica es contundente. Le reitero los datos: mexicanos en pobreza 55.3 millones. En pobreza extrema 12 millones, que nos dan un gran total de 67.3 millones de personas abandonas de la mano del Sistema.

¡Y ni como ayudar a la autoridad!, pues si nos vamos al renglón del desempleo, las cifras son alarmantes. Aquí el INEGI nos revela sus dígitos: a 2016 existen 2 millones 700 mil desplazados (no trabajan) -son cifras oficiales por lo que hay que sumarle el doble-

En su hermano el subempleo, la autoridad acepta que sobreviven en este renglón 4 millones 600 mil personas, que representa el 8.5 por ciento de la Población Económicamente Activa (PEA), que está insatisfecha por lo poco o mísero que gana. Este rubro representa 5.1 por ciento de la PEA,  imposibilitada de elevar su calidad de vida y cae fácilmente en actividades ilícitas.

Bien. El anterior panorama, la realidad mexicana, es el escenario que la burocracia divina no quiere ver, del que no desea saber, que ignora. Ella vive en su mundo, diría, para entrar en materia en “cordovalandia” En un mundo irreal, insultante, vergonzoso, alejado de los cuadros descritos para construir su mundo ficticio, insultante, agresivo.

Me refiero a Lorenzo Córdova Vianello, Presidente Consejero, del “elefante blanco”, Instituto Nacional Electoral (INE), que se considera un ente distinto a la administración federal. Recibe millonarios presupuestos y salarios (para su primer círculo) importándole un cacahuate la realidad nacional.

Y hablo de Córdova Vianello, porque es responsable del Instituto y NO pone orden a sus súbditos, pues otro Consejero (cortado con la misma tijera) Marco Antonio Baños Martínez,  acaba de echarse la puntada –no puedo calificarla de otra manera- de anunciar que pedirá a la Cámara de Diputados, que para 2017, en donde  habrá 3 elecciones locales: Estados de México (ahí está el meollo del asunto),  Coahuila y Nayarit, un presupuesto de 11 mil 232 millones 566 mil pesos.

Sí, leyó bien la cantidad, esta insultante suma, es para financiar comicios gubernamentales que no tienen impacto nacional. Quizá sólo uno, el mexiquense, que es la tierra de Enrique Peña Nieto, en donde jamás ha gobernado la oposición, es considerado el “laboratorio electoral nacional, por aproximarse la presidencial de 2018 y para no descalabrar más a PN.

Aún así, es una vergüenza sólo mencionar esa bolsa de dinero para un ejercicio local, que regularmente termina judicializado, se pierde el voto ciudadano, pues la decisión la toman magistrados del tribunal federal electoral.

Escondiendo la malévola razón de su propuesta, Baños Martínez, argumentó que “725 millones de pesos serán para actividades relacionadas con el arranque de la contienda presidencial 2018”, ¡Ajaaa! Entonces para el 18 ¿cuántos miles de millones de pesos pedirá el INE, por considerar ese proceso  como “la madre de todas las elecciones”.

De verdad, en el INE viven otra realidad. Un sueño que insulta la inteligencia de los mexicanos, pues ante la realidad vergonzante de pobreza, pobreza extrema, inseguridad, desempleo del país, los insensatos Consejeros piden, para sólo un año (tres comicios locales) más de 11 mil millones de pesos. ¡Da vergüenza nada más enterarse!

Para agrandar la ira popular, y abofetear a los pobres, pobres extremos y desempleados mexicanos, Marco Antonio Baños adelantó, que de ese presupuesto, 4 mil 138 millones de pesos serán para prerrogativas (dinero bueno que prostituyen los partidos políticos), en  2017, a los nueve partidos nacionales que contenderán. ¡Qué inmoralidad!

Juzgue y califique usted, amigo lector, esta afrenta social que hace el INE.

¿Merecemos los mexicanos, instituciones y burócratas como estos?

 

Comentando… la Ciudad

 
  • Resultado mediocre de la delegación mexicana en Río 2016

  • Con dirigentes deportivos infames, sólo fracasos seguiremos cosechando

Por Luis Repper Jaramillo
lrepperjaramillo@yahoo.com

 

Un total, vergonzoso y rotundo fracaso –con sus honrosas excepciones de 2 solitarios atletas que obtuvieron medallas de plata y bronce, por su esfuerzo personal- tuvo la representación mexicana en los Juegos Olímpicos Río 2016, celebrados en Brasil… ¡que  hubiera sido mejor no asistir- por el ridículo que se hizo.

Con dignidad, coraje, honestidad, “tamaños”, esfuerzo propio y el aliento de sus familiares, la mexiquense Guadalupe González, cruzó la meta de la Caminata en segundo lugar, después de una china, y dio por primera vez en la historia de esta especialidad –en damas- una presea de plata, que la separó del oro sólo 2 segundos.

Por su parte, el chihuahuense Misael Rodríguez, alcanzó la gloria del pódium olímpico al obtener medalla de bronce (perdiendo ganó, porque así lo establecen las reglas de la competencia. Los atletas que en box quedan en 3º y 4º sitio, obtienen ambos, el codiciado metal). Como en el caso de Lupita González, la tenacidad, capacidad y esfuerzo personal de Misael, le permitió, no sólo competir, sino ganar trofeo, pues para llegar a Río de Janeiro, el boxeador tuvo que “botear”, sí, pedir limosna en su natal Chihuahua, para reunir dinero suficiente y realizar el periplo olímpico, que coronó con la medalla de bronce.

Salvo estas dos ejemplares historias, lo demás fue para olvidar, para esconder la cara de la vergüenza que ridiculizó al país en esos quince días que duró la cita olímpica de Brasil.

El fracaso es de origen, producto de la corrupción, la omisión, la falta de cataplines (de la autoridad federal), de los intereses económicos de las Federaciones deportivas, del “poder dentro de otro poder (Federal) y del amiguismo oficial, entre otros factores, que trajo como resultado la ignominiosa presencia de competidores mexicanos, echados a su suerte por los organismos deportivos nacionales.

Y digo que el mal es de origen, porque la dictadura de Mario Vázquez Raña, al frente del Comité Olímpico Mexicano, por más de 40 años, engendró corrupción (de las federaciones deportivas), estancamiento, compromisos familiares, y nula atención, protección, patrocinio a los atletas nacionales, que sólo por esfuerzo personal obtiene victorias y preseas.

La mano de Vázquez Raña, fallecido en 2015, sigue dictando órdenes en las Federaciones (negocios familiares) deportivas, que reciben presupuesto de nuestros impuestos, y lo utilizan para fines personales de sus dirigentes y una migaja para la actividad de los atletas.

Y todo esto lo sabe el gobierno de la república, que cómplice, omiso, indiferente e incapaz deja hacer, deja pasar, la podredumbre en las oficinas y sectores de nuestro deporte, porque las derrotas, fracasos, inoperancias de muchos deportistas nacionales en justas mundiales siguen dándose (ejemplo claro Río 2016), que con una delegación de 126 atletas, para 24 deportes y tres disciplinas, sólo obtuvieron 2 medallas (plata y bronce).

Todo es resultado, también, de la improvisación, del amiguismo, de los “compromisos políticos”, del “cuatachismo” y “paisanismo”, al colocar en los puestos públicos a tipos que no cubren el perfil profesional para el cargo, como el caso de Alfredo Castillo Cervantes, actual “Director” de la Comisión Nacional de Cultura Física y Deporte (CONADE), responsable directo –por omisión, incapacidad y desconocimiento-  de la mediocre participación mexicana en Río 2016. Y digo participación, porque no fue competición en el sentido estricto de la palabra.

Qué dirá Enrique Peña Nieto, del fracaso de su amigo y paisano Castillo Cervantes, en la estrepitosa y vergonzante presencia mexicana en Río… ¡nada, porque es su cuate!

Pero los mexicanos sí tenemos mucho que criticar, que exigir, que señalar en contra de este improvisado “directivo deportivo”, que en su hoja de vida, no existe indicio,  señal, un perfil que lo avale con experiencia deportiva. Usted mismo juzgue, si Alfredo tenía cualidades, capacidad, habilidad -al menos conocimiento- de lo que es deporte de calidad internacional.

Le dejo los últimos cargos y resultados de su gestión: en 2012 (inicio del sexenio de EPN),  fue nombrado Subprocurador de la Procuraduría General de la República (PGR), gestión gris.

En mayo de 2013, le regalaron la titularidad de la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco) es sustitución de su “paisano” Humberto Benítez Treviño, luego del escándalo que generó su hija Andrea (Lady Profeco) al utilizara la influencia del  padre para clausurar un restaurante. Gestión, de Castillo, indiferente

En enero de 2014, a Castillo Cervantes lo convirtieron en Comisionado Especial para Michoacán, en donde debió  conseguir la paz en la entidad por los conflictos entre grupos delictivos y contener al movimiento de autodefensas. Nada pasó, siguieron los enfrentamientos, asesinatos, el control de algunas zonas por grupos civiles armados. Un total fracaso en la “misión encomendada”.

El “dirigente” de la CONADE, también fue Procurador General de Justicia del Estado de México, en parte de la gestión de su amigo Enrique Peña Nieto, cargo que le quedó muuuy grande y que no supo resolver asuntos que se hicieron virales en las redes sociales y de escándalo en la prensa nacional e internacional.

Tal fue el caso del asesinato de la niña Paulette Gebara Farah, en Toluca, en donde la muerte de la pequeña detonó en crisis política y de credibilidad, del entonces Gobernador mexiquense, Enrique Peña Nieto, pues el deceso de la infante exhibió la incapacidad del gobierno y de dos procuradores de justicia Alberto Bazbaz Sacal y Alfredo Castillo Cervantes. Otro fracaso de Castillo.

Como pudieron leer, en los 4 ejemplos de la curricula del susodicho, no aparece un dejo de conocimientos o gestión deportiva, entonces, ¿por qué regalarle una posición que le permitiría viajar –con cargo al erario público- comprar o recibir –por favores otorgados- trajes, ropa, atuendo deportivo, no sólo para él, sino para su novia, de marca Hugo Boss.

Este vestuario lo utilizó su compañera sentimental en el desfile inaugural de los Juegos Olímpicos, ¡sin ser parte de la comitiva mexicana!, pero Alfredo le consiguió gafete, uniforme, sitio en el contingente, mientras muchos deportistas, usaron uniforme parchado, luido, o desgastado.

Para justificar –sólo el uso del traje Hugo Boss que usó su pareja- Castillo Cervantes señaló -por supuesto nadie le creyó- “los 270 uniformes de gala que se mandaron a hacer con Hugo Boss, esta marca nos dio de cortesía ocho vestidos y ocho trajes, uno de esos es el que portó mi novia, por lo que –dijo- no le costó a los mexicanos porque no se pagó con recursos públicos”. ¡Woooow!

Sin embargo, el dadivoso dirigente deportivo federal omitió o desconoce la Ley. Se la recordamos: la Ley Federal de Responsabilidades de los Servidores Públicos, señala en su artículo 88 que durante el desempeño del cargo o comisión, y un año después, los servidores públicos no podrán solicitar, aceptar o recibir por sí o por otra persona, dinero o cualquier otra donación, servicio, empleo, cargo o comisión.

De acuerdo con la Ley, el valor de los regalos que puede recibir un servidor público es de  diez salarios mínimos vigente en la Ciudad de México en el momento de su recepción, es decir 750 pesos. Los trajes recibidos por él y su noviecita “como regalo” tienen un valor, cada uno, de 15 mil pesos”. ¿Desconocimiento o corrupción?... ¡Que responda Alfredo Castillo!

Tras el anterior panorama, es incuestionable señalar que el mal de los fracasos deportivos mexicanos, ésta ocasión en los Olímpicos de Río 2016, es de origen. No pueden darse cargos públicos por amistad, compromiso, paisanés, afinidad, afecto o cariño, porque la autoridad demuestra ignorancia, desdén, desprecio, desconocimiento de la capacidad, preparación, habilidades y destreza de funcionarios que todas su vida han estado en la disciplina deportiva y que merecen ascensos por capacidad y oposición.

Esto muestra fehacientemente que desde el primer nivel de la administración pública federal se omite  (que es delito federal) y desprecia las leyes, reglamentos y disposiciones constitucionales para designar cargos que cubren el perfil profesional. Aquí, en México, es más importante el “cuatachismo”, el “paisanismo”, la filiación partidista, que la preparación profesional.

Alfredo Castillo tiene una oportunidad para resolver dignamente su situación actual: renunciar al cargo, antes de ser exhibido en el Congreso de la Unión, la crucifixión de su partido, porque el juicio popular ya lo sentenció: culpable por omisión, incapacidad, corrupción, y lo que resulte.

Mi reconocimiento, aplauso y admiración a todos los atletas mexicanos que fueron a Río de Janeiro, con la ilusión, esperanza y convicción de ganar, para sí y enorgullecer a México, una medalla. Derrocharon esfuerzo, disciplina, honradez, tenacidad, amor por su país y su capacidad.

No son culpables de la podredumbre, fetidez, deshonra, corrupción, impunidad e incapacidad, que hay detrás de ellos desde el nivel más alto, político y administrativo de nuestro país, pasando por las federaciones, comités, comisiones e instituciones rectoras del deporte -amateur y profesional- nacional, en donde se incuba y gesta la improvisación, corrupción y desinterés por ser exitosos y triunfadores.

Con directivos, funcionarios y secretarios  mediocres, los mexicanos no podemos ver ganar medallas de oro en competencias mundiales, porque como dije, el mal es de origen.


Comentando… la Ciudad

 
  • INE, ¿ya notaría que Miguel Ángel Mancera está en campaña?

  • ¡En evento “campesino” le surge amor y fidelidad por problemas del agro!

Por Luis Repper Jaramillo
lrepperjaramillo@yahoo.com

Burdo, oportunista, “arribista”, irreal, mentiroso, se vio el Jefe de Gobierno de la CDMX, Miguel Ángel Mancera, al aprovechar la concentración masiva de “campesinos” integrantes  de agrupaciones “democráticas” como el Frente Auténtico por el Campo (FAC), Unión Nacional de Trabajadores Agrícolas (UNTA), Coalición de Organizaciones Democráticas Urbanas y Campesinas, (CODUC/PRD), Central Independiente de Obreros Agrícolas y Campesinos (CIOAC), Los Sin Tierra, entre otros, en el Zócalo capitalino, que en acto populista su colocó un sobrero de palma, ¡como para impresionar! que es hombre del campo. ¡De cuando acá se ha preocupado por los jornaleros agrícolas!

Inoportuna y políticamente incorrecta, fue la actitud del “sin partido” que viendo desde el balcón de su oficina (ubicada en el vértice de 20 de noviembre y plaza de la Constitución) que más de 40 mil manifestantes colmaban la plaza pública, bajó ipso facto, para hacerse presente y “respaldar” las exigencias de los inconformes.

En casi 4 años de gestión al frente de la Ciudad de México, nunca se ha pronunciado por el núcleo de la población (nacional) más abandonada, incluso por el priismo: los campesinos.

Su prioridad es lo urbano: Metrobús, ciclistas, multas a automovilistas, arañas por parquímetro, Metro, movilidad (que ha fracasado), taxi eléctrico, verificentros, multas, etc. pero de repente le brotó de los poros el “amos por los campesinos” -que no son de la CDMX- lo que demuestra que lejos de ocuparse por la debacle  que padece la capital del país, acaba de enviar el mensaje de que está inmiscuido en la campaña por la candidatura presidencial… ¿Y la Ciudad, Miguel Ángel?

Sin embargo su “repentina” aparición no fue bien vista por la muchedumbre, pues al notar su presencia de manera unánime lo abuchearon, coreaban “fuera”, “fuera”, “fuera”, hasta que uno de los pastores pidió a sus ovejas cesar las arengas porque Miguel Ángel Mancera es amigo y “nos prestó” el Zócalo para el acto.

Sin embargo la inconformidad seguía y hubo necesidad de que a una orden del promotor del evento, el maestro de ceremonias a grito pelón, siguió azuzando a los concentrados a protestar contra el gobierno federal por la nula atención a sus demandas. Sólo así el “sin partido” pudo seguir su camino hasta el templete para presenciar la manifestación y emitir un mensaje populista.

No fue circunstancial, desde luego, que los 40 mil “campesinos” traídos (acarreados) de casi todos los Estados del país marcharan, desquiciando desde horas de la  madrugada y el resto del día, las vialidades de acceso a la Ciudad, calles y avenidas del Centro por el desplazamiento, marcha lenta y cierre de vialidades de los miles de inconformes para su concentración final en la Plaza Mayor. Todo fue maquiavélicamente organizado por el Consejero Jurídico del GCDMX, Manuel Granados Covarrubias, operador político de Mancera y títere en la ALDF.

La sencillez del desplazamiento de los “campesinos” provocando un infernal caos vial por más de 5 horas en toda la Metrópoli, no importando a MAM la inmovilidad ciudadana, la crisis de usuarios del transporte público, la inhumana saturación del Metro, los cierres parciales del Metrobús en las avenidas cerradas por las marchas, pues fue un plan preconcebido por Mancera, Granados, Álvaro López Ríos, dirigente de la UNTA,  José Calzada Rovirosa, Titular de Sagarpa, cuyo objetivo fue placear al Jefe de Gobierno, darle imagen y proyección nacional, en un acto sin razón; ni pies, ni cabeza.

Un evento sectorial, con gente traída de todo el país, con dirigentes opositores al Sistema, priista casi siempre, en horas laborales, en una plaza negada sistemáticamente a Andrés Manuel López Obrador y su negocio Morena, a los maestros de la CNTE, y todo movimiento social inconforme con las decisiones oficiales de Los Pinos o de la Jefatura de Gobierno, deja un mensaje claro de Mancera, la Plaza Mayor es perredista, priista, pero nunca de los morenos.

Ya se ve claro, Mancera quiere la candidatura presidencial y tiene 3 opciones para lograrlo. Sí, juega a ello por tres vías: PRD (si se afilia), independiente (si alguien lo patrocina) o por el PRI ¿el PRI?... Sí, el tricolor, pero de unos de los dos grupos en que está dividido el partido; el bloque que encabezan Manlio Fabio Beltrones y Miguel Ángel Osorio Chong (el contrario al mexiquense de Luis Videgaray), pues en el mismo “acto popular de los campesinos” se hizo acompañar por el Secretario de la Sagarpa, José Calzada, mano derecha de Manlio Fabio, de quien podría recibir la bendición para contender “por la grande”.

Mancera tiene serias diferencias con Enrique Peña Nieto, por lo cual no sería candidato de pleno tricolor, por eso Manlio podría impulsarlo. Al menos dos desacuerdos mantienen una barrera, al parecer infranqueable entre ambos. La verificación vehicular, que por años regenteó el DF/CDMX, y que de tajo le quitó el gobierno federal e impuso sus condiciones.

La segunda, la suspensión por parte de la administración peñista, de la ampliación de la Línea “A” del Metro, de Los Reyes La Paz, a Chalco, que motivó enfrentamiento entre Mancera y Eruviel Ávila, acuerdo ya amarrado, que por decisión de la SHCP, recortó presupuesto para el proyecto lo que detonó en acusaciones y rispidez entre los dos.

Para demostrar Manlio su desacuerdo con Peña y los Golden Boys (mexiquenses) es que el sonorense mandó al Zócalo a José Calzada, a tantear qué tanto poder de convocatoria tendría Mancera al reunir a “campesinos” y con qué operadores políticos cuenta para conseguirlo.

El reporte que debió entregar el emisario fue que concentró a más de 40 mil personas (con todos los gastos pagados: torta, jugo, naranja, palanqueta o galleta, refrescos, gorras, playeras y pancartas). Tuvo al menos dos operadores visibles Granados y López Ríos… Bueno, para ser la primera concentración “tiene palomita”… pensaría Manlio.

Y mientras esto sucede, el “sin partido” se placea y “muestra musculito”, la CDMX, es un caos. Por la temporada de lluvias inundaciones, lagunas en avenidas principales, los asaltos, robos, asesinatos y otras linduras son el quehacer diario en la megalópolis más poblada del país… y no hay respuestas.

El señor ya en pre campaña presidencial… ¡pero con recursos públicos!, de ahí su negativa al retiro –como en el Estado de México- de las fotomultas, que le representan a su gobierno al año 950 millones de pesos, es decir 79 millones de pesos mensuales, para su “marranito” electoral. Y sólo hablo de las infracciones viales por fotografía, hay que sumarle las ganancias por parquímetro, por retirar las “arañas” (475 pesos de infracción), más los ingresos por utilizar el segundo piso, en la parte que se cobra.

Aaah, no olvide que en la CDMX, el cobro por la licencia de conducir y la tarjeta de circulación “con chip” (para nada sirve ese dispositivo) es trianual, ya no hay permanente, como en el Estado de México, por lo que el ya de por si atribulado capitalino tiene que desembolsar cada tres años dos pagos, que se acumulan para los intereses políticos el Jefe de Gobierno.

El multicitado  funcionario público capitalino ha privatizado el Zócalo. A lo largo del año lo ha alquilado o “prestado”  a empresas nacionales y transnacionales como la NFL, Liga Mexicana de Beisbol, Telmex, Bolsas de Trabajo privadas, conciertos musicales organizados por consorcios particulares, que si bien algunos son gratuitos, la publicidad que se exhibe en la Plaza Mayor son para las alforjas del particular. Pero los ingresos por la utilización del espacio de las firmas comerciales son para la hacienda del GCDMX, que nunca informa a cuanto asciende. Dinero que sólo él sabe en dónde para.

Lo cierto es que Miguel Ángel Mancera aprovechando el cargo público y los dineros que ingresan por varios servicios y productos que ofrece, quedan en el limbo, lo que hace suponer que parte se destina a medio atender las necesidades de los capitalinos y parte para engordar “el marranito electoral” para alcanzar su sueño de grandeza en 2018.

Su primera aparición pública con toda intención en el Zócalo ante “campesinos” de varias entidades, fue inoportuna, arribista y burda, porque su estatus oficial no corresponde a las labores del campo y sus carencias, desatendidas o ignoradas por el gobierno de la república. Intempestivamente salta a la palestra aprovechando la presencia de decenas de medios de comunicación que replicarían “la nota”, no de los “campesinos” sino del invitado de honor, cuyo plan preconcebido por sus operadores políticos (Granados y López Ríos) diseñaron la aparición de Mancera en un evento no apropiado para el perfil gubernamental de un adminsitrador eminentemente urbano.

Pero dejo que el INEGI explique la vocación poblacional y territorial de la capital del país: “la población de la CDMX es eminentemente urbana. La entidad a 2015, es de 8 millones 985 mil 339 habitantes, de los cuales 8´690,550, (el 99.65%) es urbana y solamente 30,366 (0.35%) es rural. ¿De dónde entonces le salió el cariño y la protección por los campesinos del país, en un evento en el ex DF?

¿Futurismo, acelere o precampaña electoral? El INE tiene la palabra.

 
 

 

Comentando… la Ciudad

 
  • ¿En dónde está el primer circulo de EPN?

  • Nace el TUCOPETE

Por Luis Repper Jaramillo
lrepperjaramillo@yahoo.com

 
 En entrega anterior, en este mismo espacio, comenté y cabeceé la colaboración “El hombre más solitario de México”, me refería a EPN, los hechos y las circunstancias confirman mi afirmación. El inquilino de Los Pinos está abandonado, no sólo por los mexicanos -con justificada razón- sino por su primer círculo, el segundo, el tercero y todos los demás.

 En las guerras, los triunfos tienen madre, en las derrotas hay orfandad… Tal es el caso de Los Golden Boys, mexiquenses, que en los momentos críticos, en el quebranto de un Sistema, en la derrota del “te lo firmo y te lo cumplo” todos corren, todos abonan, pero a su causa político/electoral del 18, y dejan solo al “líder”, cuando en realidad todos son responsables y culpables.

 Desde luego el principal “arquitecto” de la desastrosa administración peñista, es el propio Peña, tal vez por candidez, inexperiencia, demasiada confianza, pero eso sí con sobrada incapacidad; pero… ¿para que es el Primer Círculo? Es, se supone, para asesorarlo, guiarlo, orientarlo, entrenarlo, aconsejarlo y operar en bajo perfil, para que el “líder” se vista de héroe, aunque navegue en la inopia y en la incapacidad.

 A la hora de la verdad, sus cuates, los Golden Boys, desaparecieron… mejor dicho, están ocupados en menesteres personales, que les permita alargan el sexenio, pero ellos como protagonistas de la historia.

 A dos años y medio del relevo presidencial, Peña ya no quiere, ya no puede, casi, casi “avienta la toalla”, administrar el país; porque su sexenio no fue lo que le plantearon.

 No es lo mismo, haber sido Virrey, Gobernador del Estado de México, de poco más de 15 millones de habitantes, que Ejecutivo Federal para 120 millones de mexicanos, 32 Estados y miles de problemas sociales, económicos y políticos, a los que los gabinetes legal, ampliado y descentralizados no estaban aptos, capacitados, con habilidad para enfrentar,

 Y eso que de Toluca se trajo al Gobierno Federal a “lo mejor” que tenía… el tiempo desenmascaró la verdad: no es lo mismo gobernar un pueblo, que un país, el más importante –hasta ese entonces, 2012, de América Latina- y llegar a Constituyentes y Parque Lira con promesas y compromisos mentirosos, “te lo firmo y te lo cumplo”. En 2016 y antes se cayó la verdad: firmó, pero NO CUMPLIÓ

 En momentos de encono social, en donde la micro economía –el dinero de las familias- ha desaparecido, en donde la promesa de campaña (PRI) de no más aumentos a las gasolinas, a la electricidad, al gas doméstico, a la energía eléctrica para industriales y comerciantes, el fracaso para terminar con la inseguridad nacional, la educación nacional en guerra, etc. son letra muerta, resultado sólo de acumular votos, no de elevar la calidad de vida de la población, salvar a la nación del caos y del enfrentamiento. El “hombre más solo de México” toma vacaciones, valiéndole un pepino la suerte de 120 millones de mexicanos.

 Bien sabe que el país está mal. Anda nervioso, irritable, enfadado –pero no es culpa de la sociedad- y lejos de encontrar cobijo, apoyo, respaldo de su partido y sus círculos de poder, éstos se mueven por la libre enfrentando al gobierno con la población –por las decisiones que toma- y formando grupos de poder para cuando haya que relevar –oficialmente- a Peña.

 Así ha nacido el clan mexiquense que apoya a Luis Videgaray, el verdadero manejador de los destinos –actuales- del país (por cierto muy mal), con él están Luis Miranda Nava, Carlos Iriarte, Alfonso Navarrete Prida, José Antonio Meade, Aurelio Nuño Mayer (el peor Secretario de Educación que haya tenido el país), José Antonio González Anaya, Enrique de la Madrid Cordero, Mikel Arriola, Enrique Ochoa Reza, entre otros.

 La mayoría son Golden Boys, que lidera Enrique Peña Nieto, nacidos al cobijo, patrocinio y padrinazgo de su tío, el ex gobernador mexiquense de Atlacomulco, Arturo Montiel Rojas.

 El otro grupo, que también desea el poder en 2018, lo encabeza el hidalguense, Miguel Ángel Osorio Chong, que cree merecer gobernar México, aunque no pueda con el movimiento disidente de la CNTE y menos con la inseguridad nacional. Detrás de él está el enfadado –con Peña- pero muy inteligente, calculador, lógico y contumaz Manlio Fabio Beltrones, el verdadero aspirante presidencial del grupo, pero como digo, es calculador y en su momento sacará la cabeza del hoyo para dar el golpe certero.

 Apoyan este movimiento, viejos y experimentados políticos como José Calzada Rovirosa, José Narro Robles, la perredista, habilitada como priista, Rosario Robles Berlanga, Emilio Gamboa Patrón, Marco Antonio Bernal, Manuel Añorve Baños, Rubén Moreira Valdez, Claudia Pavlovich, Mario López Valdez (Malova), Cristina Díaz Salazar, entre otros.

 Manlio Fabio, además de astuto, es eficiente operador político, situación que le ayudará para encumbrar en 2018 a Osorio Chong o en un acuerdo político su propia candidatura. Su efímero paso por el PRI de apenas 11 meses (del 20 de agosto de 2015 al 20 de junio de 2016), le permitió consolidar su liderazgo político con todos los sectores del partido, que sabrá capitalizar a su favor y en contra del grupo mexiquense.

 Decías que Manlio está enfadado con Peña, por los desastrosos resultados de la elección del 5 de junio pasado, en la que el PRI perdió 7 gubernaturas de las 12 en disputa, que atribuyó al fracaso de las reformas políticas lanzadas por Peña, especialmente la educativa, la energética y la laboral semanas antes de los comicios, lo que provocó que los mexicanos cobraran factura al PRI, por las desafortunadas modificaciones constitucionales, que sólo repudio, rabia y coraje dieron a la sociedad. Beltrones fue el menos culpable de la crisis, pero el Sistema lo acusó de no operar con habilidad, capacidad e inteligencia.

 Insisto, a dos años y medio del relevo en Los Pinos, los miembros del gabinete están perdidos, sólo en el futurismo político, dejando de hacer por lo que les pagan. Los priistas están tan o peor divididos que el PRD. El priista número 1, como le dicen al Presidente de la República –cuando son gobierno- no alcanza a comprender, menos a organizar a su partido, si apenas da síntomas de entender como debe gobernar un país; de ahí el caos partidista y de sexenio.

 Es tan grave la situación que atraviesa el mexiquenses que además de no controlar a sus círculos de poder, de ver como su partido anda perdido, ahora se acaba de formar el Grupo TUCOPETE: Todos Unidos Contra Peña, Todos, eh... Un movimiento no sólo político, sino social, popular, mediático, empresarial, “whatsappero” (permítaseme el término), de Internet, en las que un día si, el otro también, el otro y el otro, su menciona, se suben memes, videos, mensajes, historias, reproducciones y más con los yerros, omisiones, mentiras, caricaturas, inconsistencias, resultados, etc. de Enrique Peña Nieto, convertidas en viral no sólo nacional, sino internacionalmente.

 En todo este pésimo escenario, la pregunta obligada es, ¿en dónde están los colaboradores del Jefe del Ejecutivo? porque lo han dejado solo Luis Videgaray, Aurelio Nuño, Alfonso Navarrete, Luis Miranda Nava, José Antonio González Anaya, Gerardo Ruiz Esparza, Arely Gómez, Miguel Ángel Osorio Chong, que se supone deben “cuidarle las espaldas”, hacer el trabajo bien para proyectar la imagen positiva de su Jefe… ¿en dónde están?

 TUCOPETE crecerá en los próximos 2 años y cacho, de manera viral, es ya imparable y mientras sigan las inconsistencias de este gobierno y el nulo respeto a las promesas de campaña, esto será el último clavo en el ataúd, no sólo de Peña, sino del PRI que ve alejarse de la Residencia Oficial de Los Pinos, esta vez no a patadas (como pronosticó Fox, en el 2000), sino por sus propios errores, incumplimiento a la palabra empeñada, las cuchilladas por la espalda a más de 120 millones de mexicanos, y el abandono de la responsabilidad de un grupo de mexiquenses –Golden Boys- que llegaron en 2012 con altas expectativas de poder y que por “acciones os conoceréis”. Día a día han perdido credibilidad, confianza, certeza, apoyo, reconocimiento y respeto de los mexicanos.

 Luego del regreso de su periodo vacacional, las cosas no serán diferentes para Peña, el problema magisterial sigue mal, a esto se sumó el hartazgo empresarial –por lo bloqueos de la CNTE- y la irracionalidad de Hacienda (SAT) o sea Luis Videgaray, de a pesar de tener pérdidas millonarias, sigue cobrándoles impuestos y multas. La incontrolable (Osorio) masacre día a día de gente por los cárteles de la droga. Las mentiras de más empleos (Navarrete y Arriola), cuando la cifra de desplazados en el país suma más de 52 millones de personas. La pobreza y pobreza extrema no tiene freno, cada día se suman mas miserables a la estadística.

 En fin… descansado, recargado de baterías, repuesto de la fatiga laboral, el inquilino de Los Pinos, encontrará más de lo mismo y seguirá solo, absolutamente solo y con la carga a cuestas de un país, que namás no… camina

 
 
 

Comentando...
la Ciudad

 
TIPO DE CAMBIO DIVISAS
 
 
 

BOLSA MEXICANA DE VALORES

 
 

 
 
 
 
 
 CLIMA Y ALERTA DEL TIEMPO    MINISTERIO PUBLICO VIRTUAL           VIAJES Y ENTRETENIMIENTO          
                   
 
Todos los derechos reservados. LA GACETA METROPOLITANA, es editada por Grafismo Visual. De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la publicación, retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos. Prolongación Canal Nacional 192, Edificio 1-D, Local 38, Colonia Santa Anita, Iztacalco, Distrito Federal, México.