La Gaceta Metropolitana 
 
 
 
CIUDADES, COLONIAS Y CALLES
 
 
 

Comentando… la Ciudad

 
  • Tardía la decisión sobre IEEPO

  • López Obrador quiso colgarse del asunto y le cerraron la puerta en la nariz

Por Luis Repper Jaramillo


Una vez más Andrés Manuel López Obrador, el dueño y regenteador de Morena, mostró el cobre del que está hecho. Si bien en los comicios del pasado 7 de julio obtuvo, sorpresivamente, triunfos en la Ciudad de México inimaginables y logró algunas posiciones en el interior del país, su desprecio, ira, malaleche  contra el sistema y los mexicanos, lo ubica en un ser despreciable y antisocial.

Me explico. De manera popular alcanzó triunfos reconocidos, en la ALDF, en donde colocó a 18 de los 66 diputados, que lo convierte en la primera minoría en Donceles y Allende; los capitalinos también le obsequiaron 5 de las 16 jefaturas delegacionales, gobernará en Azcapotzalco, Cuauhtémoc, Tláhuac, Tlalpan y Xochimilco. Este es un gran logro, considerando que es la primera elección en que contendió como partido político oficial.

Hasta aquí lo políticamente correcto… pero… su odio y mezquindad contra lo público, contra el sistema –ahora priista- antes contra el panismo, lo hace un contestatario recalcitrante que “sólo ve la paja en el ojo ajeno y no la viga en el propio”. A que me refiero.

Una vez más con actitud retadora, intransigente, agresiva enfrenta al gobierno federal, estatal de Oaxaca, y a la sociedad, aliándose a un grupo similar, la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (la CNTE), con un solo objetivo, sumar militantes a su mamotreto Morena, pero los “maistros” rechazaron el ofrecimiento, pues ya conocen lo incendiario y agresivo que es AMLO.

Una vez que el Gobierno Federal y el oaxaqueño, del incapaz gobernador Gabino Cué Monteagudo, se aliaron para quitar el poder económico a la CNTE, que representaba el control del Instituto Estatal de Educación Pública de Oaxaca (IEEPO), por los fondos económicos que recibe, los intransigentes “maistros” mostraron su rechazo con actividades antisociales (bloqueos, marchas, tomas de instalaciones, plantones, etc) especialidad de López Obrador, lo que vio como un tesoro para aliarlos a su partido.

Como dice el refrán, “a río revuelto ganancia de pescadores”, el tabasqueño lanzó su propuesta con su personal estilo:la mafia del poder, dijo, conformada por Enrique Peña Nieto, el Secretario de Educación Pública, Emilio Chuayffet, y el empresario Claudio X. González, se aglutinó en contra de los maestros y quieren utilizar la macana, pero recomiendo al magisterio no caer en la trampa de la violencia”.

Luego de terminar una asamblea de su Partido en Frontera, Tabasco, presumió que era  deber de MORENA expresar solidaridad y si los dirigentes de los maestros no aceptan la propuesta, seguirá insistiendo con las bases, con los maestros de los pueblos, porque siempre ha existido un buen entendimiento.

Acusó al Gobernador de Oaxaca, Gabino Cué, de claudicar ante quienes han insistido en golpear a los maestros. “Ahora sí que me recordó el dicho tabasqueño: tan bien que iba, se dobló”.

Andrés Manuel rechazó que la muestra de apoyo a los maistros de Oaxaca “tenga” fines electorales, y aclaró que la alianza para el 2018 de MORENA será con organizaciones sociales y el pueblo de México, porque no quieren saber nada de partidos corruptos (sic).

De inmediato la CNTE le respondió al tabasqueño, su dirigente Rubén Núñez Ginez, rechazó categóricamente la propuesta del dirigente de Morena de crear una alianza para combatir la reforma educativa. Dijo que no aceptarán la reunión con el señor López Obrador “debido a que el Movimiento Democrático de Trabajadores de la Educación es apartidista y no puede siquiera considerar un acercamiento con alguna fuerza política”.

En este sentido hubo coherencia del líder de la Sección 22 del magisterio oaxaqueño, pues aliarse con un incendiario, contestatario e irracional sujeto sepultaría su movimiento.

Ambos (López y Núñez) son antisociales, ir juntos a movilizaciones, tomas, plantones, marchas, en ciudades que no son suyas, sería una agresión, una afrenta a los ciudadanos que nada tienen que ver con sus asuntos político/económicos; en alguno de los dos cupo la prudencia –parcialmente- porque la CNTE seguirá y reforzará sus acciones en contra de la sociedad en donde tienen presencia.

Pero juntar dos fuerzas intransigentes, marrulleras, infelices provocaría un caos a la triple potencia por una decisión, aceptable, pero tardía de los gobiernos federal y estatal, que por  indolencia, miedo, incapacidad, dejaron crecer desde los tiempos de Carlos Salinas de Gortari (PRI) y Heladio Ramírez López (PRI), como brazo ejecutor para sus planes político/electorales, en plena “dictadura perfecta” del partido hegemónico en el poder.

E insisto en tardía, porque desde la SEP, Hacienda y en su tiempo la Secretaría de la Contraloría, hoy Función Pública, pues les temblaron las corvas para cortar el subsidio Al IEEPO, sabiendo que de esa ministración los “maistros” sostenía su movimiento, el gobierno de la república y el estatal dejaron hacer, dejaron pasar, fortaleciendo a la Coordinadora al grado de convertirla en un monstruo de mil cabezas, a quien nadie tenía el valor de enfrentar; incluso Miguel Ángel Mancera, Jefe de Gobierno de la CDMX, en aquella toma del Zócalo del DF, por más de 40 días tuvo miedo de sacarlos, bajo el peregrino argumento de permitir el derecho de manifestación y de que “nunca utilizaría la fuerza pública” contra los maistros, pese al daño económico, social, familiar, turístico, político y estético que auspició por sus débiles y cobardes argumentos de la “democracia al estilo Mancera”, en que prefiere cuidar a los rijosos, que proteger a los ciudadanos que dice gobernar.

Tardía, la decisión de Peña y Cué Monteagudo, cuando el daño educativo está hecho; han sido años, decenas de años en que la Coordinadora ha afectado el ciclo académico de millones de niños oaxaqueños; el mal es irreversible, Oaxaca se ubica en el 31º sitio de analfabetismo, retraso educativo y abandono escolar, sabido y conocido por las autoridades federales y locales; pero jamás se atrevieron a enfrentar a la CNTE, incluso cuando la Ley y el Derecho les asistía.

Algunos colegas y medios afines al Sistema hacen loas y aplauden  la decisión de quitar el IEEPO a los maistros de la 22 de Oaxaca, no lo merecen, era su obligación actuar desde hace 22 años, dejaron crecer al monstruo y hoy buscan el aplauso fácil.

A ver qué opinan los niños, adolescentes y jóvenes oaxaqueños a quienes las autoridades federales,  locales y  “profesores” de la CNTE, conculcaron su derecho humano a la educación, por la pérdida de años escolares, por frenar su derecho a una mejor calidad de vida a través de la preparación escolar, de ese show televisivo que escenificaron Chuayfett, Cué y Eduardo Sánchez Hernández, en Los Pinos, quienes echaron las campanas al vuelo al anunciar una decisión tardía. Esos discursos no les regresarán los años académicos perdidos.

Finalmente, y lo mejor de todo fue que la CNTE dio con la puerta en la nariz, al oportunista López Obrador, que quiso colgarse de un motivo y armar sus ataques sociales contra los mexicanos. Este tabasqueño de marras, quiere llegar a 2018, con su mamotreto de Morena a la candidatura presidencial por cuarta ocasión, con grupos afines, al menos el más numeroso, los maestros de Oaxaca, a los que se sumarían los de las otras secciones separatistas del SNTE, le dijeron NO –por el momento- y se quedó con palmo de narices.

 

Comentando… la Ciudad

 
  • “París, bien vale una fuga”

  • Se les fugó El Chapo y no pasa nada. Los responsables siguen en su empleo

Por Luis Repper Jaramillo

 

 
La verdad es sólo una, “El Chapo”, Joaquín Guzmán Loera, escapó, se le fue de las manos al gobierno priista de Enrique Peña Nieto, mientras él viajaba cómodamente en su avionzote a París, Francia, a una gira oficial intrascendente.

La verdad, es que el sexenio peñista está vergonzosamente cuestionado, no sólo por los mexicanos, sino internacionalmente, que exhibe a esa administración como incapaz, torpe, sin control de nadie.

Así Osorio Chong, quien tiene un pie fuera de la Segob, rece y reparta culpas, llame traidores –que los son- a quienes ayudaron al capo a fugarse, el verdadero responsable de este “tunelazo” es él, que no tiene y se demostró, la capacidad de someter a un reo peligroso, por lo laxo de su operativo de vigilancia. Enrique Peña Nieto tiene la obligación, lo exigimos los mexicanos, de despedir a todo el Gabinete de Seguridad Nacional, por ineficiente.

Y en ese recorte –necesario- se incluye a la Procuradora General de la República, Arely Gómez, y llamar la atención al inepto Gobernador del Estado de México, Eruviel Ávila Villegas, por su incapacidad de controlar al alcalde de Almoloya de Juárez, pues su ineficiencia permitió la construcción a escasos metros del Penal de “Máxima Seguridad” del Altiplano –durante más de UN AÑO- de una casucha ilegal y no fueron aptos para detectar que era un acto de corrupción, complicidad, traición y reto.

Monterrubido, Imaz, Osorio, Gómez, Ávila son funcionarios incapaces o cándidos, y no se diga el director del penal, a quien en su nariz, con sangre fría, con habilidad, sabedor de que se fugaría ante la ineptitud de las autoridades federales y estatal, de evitarlo, El Chapo, reto durante más de 5 minutos al Sistema “a que no le frustraban la evasión… me explico:

En el video que presentó Monterrubido a la prensa, en donde Joaquín Guzmán, en el micro espacio en donde habitaba, se movió hasta en cuatro ocasiones de su camastro a la regadera, inquieto, con astucia, hasta con cierto temor de ser detectado.

Si fueron observadores, el delincuente traía calcetas blancas y chanclas, situación que debieron inferir los observadores, ¿por qué calcetín cuando porta chancletas de baño?  Se les pasó de noche. Al cuarto movimiento, el reo se sentó en el camastro para cambiar las chanclas por tenis –tampoco lo leyeron los vigías-

Una vez concluido el movimiento de calzarse, de inmediato se incorpora, se mueve hacia la regadera se inclina y en cuestión de segundos desaparece del monitoreo. Se fuga. 

En el lapso de 3 minutos los custodios y sus jefes no fueron capaces de interpretar que esa mecánica del evadido, era un claro mensaje de que intentaría la evasión. Y pregunto a la autoridad penitenciaria, si siendo casi las 21 horas, un detenido peligroso cambia un calzado de descanso por uno deportivo, ¿no preparaba algo anormal?

Tras le exhibición del video y del gobierno peñista, los funcionarios aludidos se rasgaron las vestiduras, arremetiendo contra el capo, al grado de ofertar 60 millones de pesos por la filtración de datos que lleven a su recaptura. Pero… señora procuradora, para Guzmán Loera, 60 millones de pesos no son nada, él estará dispuesto a triplicar la suma para que la sociedad –a quien por cierto ha ayudado con obras públicas- lo proteja y no denuncie.

No es con dinero como la administración peñista lavara su incapacidad. El primer acto de contrición deberá ser aceptar que las autoridades federales están involucradas, improvisadas, que en cuestión de seguridad nacional estamos a expensas del crimen organizado. Que el SNS no es apto para las funciones encomendadas y por lo tanto deben despedir a todos.

Segundo, el propio Enrique Peña Nieto, reto a Guzmán Loera, durante entrevista que le realizó León Krause para una televisora norteamericana, a que el capo “esta vez no escapará”, porque el Secretario de Gobernación, dijo, está al tanto y monitoreando las 24 horas del día al delincuente más buscado de México; y se atrevió a decir, “sería imperdonable que esto suceda”.

Bueno, ahora que dirá el inquilino de Los Pinos, sobre su inadecuada declaración de la que pecó de soberbia, arrogancia y despropósito.

Mientras esto sucedía aquella noche de viernes en Almoloya de Juárez, el TP 01, Presidente Juárez, surcaba el Atlántico, rumbo a París, cargado de centenas de integrantes del gabinete legal, ampliado e “invitados”, entre ellos el responsable de la seguridad nacional –Miguel Ángel Osorio Chong- a una visita de Estado. Al enterarse de lo sucedido, Peña, no se atrevió a suspender el periplo, pese a que esa fuga representaba un clavo incandescente en el corazón del Sistema gubernamental y la soberbia de una administración que prefirió pasar 4 días “maravillosos” en la Ciudad Luz, que volver para encabezar las acciones sobre la recaptura de El Chapo.

Esto me lleva a considerar que Peña Nieto aplicó la frase “París bien vale una (misa) fuga”

Podrá traerse de París y Marsella inversiones, haber cerrado convenios culturales, turísticos, tecnológicos, etc. pero su estancia en la capital francesa dejó mucho que desear sobre las prioridades de un país; cierto, él no irá tras el Chapo, pero sí hubiese demostrado a los mexicanos su interés, preocupación y ocupación de un hecho que YA marcó negativamente su sexenio.

Los mexicanos pedimos la confianza en las acciones de seguridad, porque si el Sistema no fue capaz de retener al delincuente más buscado, solicitado y perseguido de México y de Estados Unidos, en una celda de 4 por 3 metros, ¿cómo podremos creer, que estamos a salvo de los cárteles a lo largo del país?

La Seguridad Nacional pende de alfileres y existe una razón de peso. Quienes son responsables de ella carecen del perfil profesional para el cargo; no es posible que Osorio Chong, tenga que cuidar la vida política del país; convivir y convencer a los “maistros” de la CNTE de portarse bien, a trabajar en el aula y no cobrar por no trabajar. Comulgarse y persignarse con los curitas del país; liderar los gabinetes legal y ampliado; soportar y cohabitar con Luis Miranda Nava, el brazo izquierdo de Peña –porque el derecho es Videgaray-, coordinar a los 31 gobernadores del país, por aquello del Pacto Federal, salvo al “sin partido”, Miguel Ángel Mancera, y además supervisar la tranquilidad nacional. Equivoca esta función.

El Chapo Guzmán, le dio derecho a la nariz al Sistema, y al interior de la delincuencia organizada seguro se preparan varias sorpresas, pues la facilidad, complicidad, incapacidad, corrupción e ineptitud de un gobierno priista que no puede contra un solo hombre, los diablos se destaparán y de las cárceles de “máxima seguridad” del país, pronto habrá noticias de evadidos. Al tiempo.

A su regreso de París, orgulloso de haber sido condecorado, laureado, reconocido –fuera de México, eeh- con la  Medalla de La Sorbona, que Francia entrega a los jefes de Estado que impulsan el intercambio académico y la investigación científica y tecnológica entre ambas naciones, se reunió  con el Gabinete de Seguridad Nacional, pero nada sucedió. Su tibieza, quedó demostrada en encabezar una junta más de protocolo, como si nada hubiese sucedido.

Sin embargo, la vergüenza nacional e internacional de un gobierno incapaz queda de manifiesto: Osorio, Rubido, Gómez, Imaz, siguen en sus cargos y los mexicanos en la indefensión.

Eso sí, con voz de mando, firme, contundente como si le creyéramos, Peña Nieto, amenazó a que los cómplices de la fuga de El Chapo, serán sancionados con todo el rigor de la Ley; y falló nuevamente, pues sentados frente a él, en Los Pinos, estaban los verdaderos culpables de la evasión y los dejó libres, casi casi, les aplaudió, porque le dieron “a conocer los avances de las investigaciones sobre la fuga de Joaquín El Chapo Guzmán. El mandatario dijo que la única manera de revertir este agravio a la sociedad es su recaptura, ¿para dejarlo escapar por tercera vez, señor Peña?

Total, este en México o en París, en el aire o recibiendo condecoraciones, la presencia del mexiquense en el país no cambia las cosas. La única verdad verdadera, es que El Chapo Guzmán, se escapo a los ojos del Sistema político y de seguridad nacional; lo demás es lo de menos. Lo recapturen o se entregue, en los anales de la historia de México, el gobierno priista de Enrique Peña Nieto está y será cuestionado por su ineptitud; sólo esperamos que en los libros de texto, en los de Historia de México, los priistas no eliminen este pasaje vergonzoso de nuestro efemérides, como ya lo hicieron con el movimiento estudiantil del 68, en plena era de la “dictadura perfecta” del PRI.

La verdad histórica es que un solo hombre, por delincuente que sea, evidenció, humilló, avergonzó, se burló de un sexenio muy cuestionado, en donde el responsable del país prefirió disfrutar 4 días “maravillosos” con todo y condecoraciones, en la Ciudad Luz, aplicando la frase “París, bien vale una fuga” 

 

Comentando… la Ciudad

 
  • Moreira, Ebrard, Horcasitas y Cuauhtémoc de la Torre, a la cárcel

  • Moreira lleva 5 años burlándose de la Ley

Por Luis Repper Jaramillo

 

Muy “diligente” la justicia priista, léase PGR,  detuvo al exgobernador de Aguascalientes Luis Armando Reynoso Femat, panista, merecido, por defraudación fiscal, al omitir su declaración de impuestos y bla, bla, bla.

La misma justicia tricolor –por consigna- lanzó la Ficha Roja a través de la Interpol  (policía internacional) para buscar en donde se encuentre al tranza, corrupto, impune y prófugo, ex jefe de gobierno del DF, Marcelo Ebrard Cassaubón, por los delitos que resulten de la ineficiente e inservible Línea 12 del Metro, el sueño “dorado” de Marcelo, que acariciaba la nominación presidencial de la izquierda al 2018.

El mismo brazo judicial, busca a Enrique Horcasitas, Director General del Proyecto Metro, de la misma L12, por corrupción y otros coacusados.

Bueno… estos tres casos y personajes corruptos se lo merecen y tienen que ser sancionados, pero ¡ooooh!, que esta misma fiscalía federal no es pareja, tal parece que la persecución contra estos ladronzuelos tiene tintes políticos, porque como notará están involucrados un panista y varios perredistas –en el tiempo que cometieron sus fechorías- y el laaaargo brazo de la justicia omite la búsqueda, detención y presentación ante la autoridad judicial, de un corruptazo, impune, grotesco, cínico y coludido priista, llamado Humberto Moreira  Valdés, ex gobernador de Coahuila, quien defraudó a su Estado por más de 32 mil millones de pesos, para uso estrictamente personal, como la compra de estaciones de radio y su cuota al partido para la campaña presidencial de 2012.

En Coahuila, el diputado local panista Rodrigo Rivas presentó la  evidencia ante el Congreso coahuilense, del mega fraude realizado por Moreira Valdés, pero la PGR, desdeñó las pruebas.

Los documentos recabados que sustentaron la denuncia de los panistas coahuilenses fueron:

A.- Solicitud de dos trámites de contratación de recursos de deuda pública para lo que presentó dos acuerdos del Congreso local apócrifos, es decir, no oficiales.

B.- La presunta ‘desaparición’ de 762 millones de pesos de la Promotora para el Desarrollo Minero de Coahuila, recursos que nunca llegaron a manos  de los carboneros de la región.

C.- El crédito que solicitó SATEC de dos mil millones de pesos, sin la autorización del Congreso local, y echando mano de decretos apócrifos, que fueron presentados por el diputado local panista Rodrigo Rivas como evidencia. Y

D.- Un crédito de mil millones de pesos que el gobierno estatal publicó el 12 de julio del 2010 en el decreto número 318 que no expidió el Congreso local.

Pese a tales documentales, Moreira dejó el cargo de Gobernador, para venirse a la Ciudad de México a presidir el CEN del PRI, que acompañó a su candidato presidencial (2012) Enrique Peña Nieto; trabajo sucio del coahuilense, pues todos los mexicanos y el mundo comprobó que para esa elección el PRI, su candidato y Moreira, implementaron dos procesos para la compra del voto, como fueron la Tarjeta Soriana y el monedero electrónico Monex, que hizo ganar los comicios al mexiquense.

Detrás de este fraude, que avaló el entonces IFE, estuvo la mano negra de Humberto Moreira Valdés, que ya arrastraba una vergonzosa cola por el fraude a los coahuilenses, todo documentado y que rebotó incluso a Estados Unidos. Este es el sino del político al que la actual PGR, de Arely Gómez, no se atreve a perseguir; no por lo del PRI y la elección de 2012, sino por la impunidad con que se evade el fraude a ese Estado norteño.

Es inaceptable, y de ahí mi posición, que la persecución o cacería de brujas, de la justicia priista contra Reynoso Femat, Ebrard Cassaubón, Horcasitas y coacusados, tiene absolutos tintes político/partidistas, porque por ser del PRI el coahuilense y ex dirigente nacional de ese partido, cobra realidad, pues no se entiende que a más de 5 años de confirmado el mega fraude, aun siga impune Moreira Valdés.

Quienes cometieron delitos deben ser castigados con cárcel, incautados los bienes y dinero  motivo del caso, pero como en México la “justicia es ciega” -para algunos-, se detiene y sanciona a los opositores, pero se da manga ancha a quien comulga con sus colores, como es el caso de Humberto Moreira.

En la Ciudad de México se acaba de dar otro ejemplo partidista. El caso del hijo del Rey de la Basura, Cuauhtémoc Gutiérrez de la Torre, quien fue fehacientemente documentado que durante su cargo de Presidente del Comité Directivo del PRI en el DF, creó un prostíbulo, simulado como equipo de edecanes al servicio personal del dirigente, incluso militantes y ex dirigentes del propio partido local, denunciaron las acciones de proxeneta de Gutiérrez de la Torre, ante el Gobierno de la Ciudad de México, a través de su Procuraduría General de Justicia (PGJDF), que decidió no ejercer acción penal en contra del violador de los derechos humanos de mujeres y lo exoneró de todo cargo.

Dudosa y lamentable decisión del gobierno mancerista, pero entendible, por la afinidad y simpatía que el “sin partido” Miguel Ángel Mancera, profesa a Peña Nieto y al PRI, por cuestiones absolutamente políticas.

Insostenible que un gobierno aparentemente de izquierda, haya desistido de responsabilizar a un explotador sexual, a un regenteador de mujeres, en las propias oficinas del PRI/DF, pese a las pruebas documentadas en video, audio, fotografías y testimonios, de las afectadas divulgado por el entonces Noticiero de MVS Radio, que conducía Carmen Aristegui, a través de un extraordinario, creíble y profesional reportaje de su equipo de trabajos especiales.

Tan fue certero y verídico, que Cuauhtémoc Gutiérrez, tuvo que renunciar a la Presidencia del Comité Directivo del PRI/DF, por la ola de reacciones de los priistas y la vergüenza de tener entre sus filas a un proxeneta, disfrazado de dirigente partidista.

En este caso, no competió a la PGR llevar el proceso, sino a la Procuraduría General de Justicia del DF, quien dobló las manos y “perdonó” al inculpado, por razones oscuras, insostenibles y raras; pero entendibles, ¿verdad MAM?

Como pudieron leer, la justicia mexicana cuando se ejerce contra políticos es benévola, complaciente, a veces ciega, pero no se trate contra un ciudadano común, aquel que por necesidad o desesperación roba un pan, un pantalón, una fruta, a ese le aplica todo el rigor de la Ley, ¡faltaba más!,  pero que me dicen de Humberto Moreira Valdés y Cuauhtémoc Gutiérrez de la Torre, exonerados, limpios, impunes. ¡Justicia a la mexicana!

Es necesario, urgente y obligatorio que la PGR localice, detenga y procese a Marcelo Ebrard,  a Enrique Horcasitas y coacusados por el asunto de la Línea 12 del Metro, este caso está absolutamente documentado, sólo esperamos la contundencia de la Ley.

Para el tema Humberto Moreira, debe seguirse la misma decisión, no permitir que prescriba el asunto porque los hechos sucedieron entre 2011 y 2012, es decir, van 4 años y aun hay delito que perseguir. Lo importante es detener al delincuente  e incautarle bienes muebles, inmuebles y dinero que defraudó; y como cereza del pastel, meterlo a la cárcel como cualquier delincuente, porque eso es. Quien roba los bienes y las arcas de un  Estado, municipio, delegación, país –siendo funcionario público- es un vil ladrón y no merece perdón.

México y los mexicanos exigimos un ¡Basta a la corrupción y a la impunidad!

En esta entrega se dan nombres, hechos y conocimiento de las cosas, que esperan las autoridades judiciales para actuar, YA.

 

Comentando… la Ciudad

 
  • Errores de cálculo y tibieza hunden a Mancera

  • Recular en el No circula sabatino, no devolverá confianza y credibilidad

Por Luis Repper Jaramillo

 
Hay que saber leer los mensajes para entender que “mientras más se exhiba una decisión, más grande es la desesperación por no perder imagen” Lo que hizo el Jefe de Gobierno de la Ciudad de México, Miguel Ángel Mancera, de “pedir” masivamente la renuncia a su gabinete legal fue más una acción desesperada, que una corrección a su pésima administración que tiene en vilo a la ciudadanía por la inseguridad, la corrupción, la impunidad y los desatinos de un gobierno que llegó con el 61% de votos, pero que en dos años y medio esa credibilidad y confianza en MAM está por los suelos.

Ha cambiado a dos voceros, culpándolos de la  mala imagen que tiene ahora ante los capitalinos, pero los equívocos no fueron de ellos, sino de sus propios errores de conducción y su maridaje con el priismo, además de las decisiones antisociales que se reflejan en los bolsillos de quienes dice representar.

Mancera se deja manipular –falta de carácter- por su secretario particular Luis Serna Chávez y su hermano, Julio César, administrador de la Central de Abasto, por el perdedor de la elección del 7 de junio, Héctor Serrano, quienes le dictan las políticas y ordenan golpear a los ciudadanos con decisiones como el no circula sabatino, el aumento a la tarifa del Metro, el robo de las arañas y parquímetros –que le representa al clan capitalino- millones y millones de pesos libres, sin comprobar, la necedad de cambiar la tarjeta de circulación tradicional por la de chip, de la que obtienen jugosas ganancias, para el clan y otras calamidades.

El anuncio de “pedir” la renuncia de todo su gabinete es una muestra fehaciente de su incapacidad para gobernar, porque si todos están mal, quiere decir que no tuvo la inteligencia de escoger hace casi 3 años a los mejores hombres y mujeres.

El que sabe, sabe. Un maestro, un dirigente, un mandatario, debe saber que unos meses son suficientes para conocer las capacidades, habilidades, honradez, eficiencia de sus alumnos, colaboradores, secretarios, etc. y quien no funciona, de inmediato debe ser removido; Mancera, o no supo, no quiso o fue indolente, en permitir que casi 3 años, funcionarios como Serrano, Ortega, Müller, León Tovar, Rosa Icela, Sernas, fueran ineficientes y echaran a perder una gestión altamente aceptada, por sus desatinos, errores e ineficiencias.

Correr a algunos cuantos no remediará el boquete de confianza y credibilidad con que llegó en 2012 al Ayuntamiento, pero el mal no es sólo de sus colaboradores, él es directamente responsable de sus descalabros. Su enfermiza relación con Peña Nieto, Marcelo Ebrard y Andrés Manuel y su marrullero engaño de no ser perredista, sino “ciudadano” ha abierto la brecha entre la auténtica izquierda y quienes creyeron en él, aquella noche de la elección para hacerlo llegar al Zócalo; lo sabe y se victimiza; otra debilidad de alguien que no se define y juega a la doble posibilidad.

El “sin partido” (también miente), pues por sus venas corren fluidos tricolores, está en el sótano de su popularidad, y no levantará. Como digo juega a la doble posibilidad de ganar la nominación de candidato presidencial al 18, una como “independiente” y si no lo logra, se irá por el PRI –no en balde su afinidad con Peña-, porque por la izquierda, Mancera no alcanzará la designación, ni AMLO, ni Martí Batres, lo dejarán pasar, por eso con la “petición” de renuncia a sus colaboradores en el GDF, sólo trata de recuperar simpatía y credibilidad de ese 61% de votantes que lo llevaron a la cúspide; pero ¿saben una cosa?, ya no le creen.

Mancera ha medido mal sus posibilidades para el 18. Ha desarrollado su actividad pública y política en la Ciudad de México, sólo es conocido en el DF y quizá en  los estados vecinos de Hidalgo, Morelos, de México, Puebla, tal vez Tlaxcala y sanseacabó. Si su mira es la presidencial, doy triple contra sencillo, que en Tekax, Yucatán, Cajeme, Sonora, Tixtla, Guerrero; Ensenada, Baja California, Bacalar, Quintana Roo, etc. no tienen la menor idea de quién es Miguel Ángel Mancera, y si se enteran de que su política administrativa es la de encarecer la vida de quien gobierna, lo rechazarán.

Su decisión de deshacerse a “quienes juzga” lo ha hecho mal, esto que ordenó lo obliga a realizarse un autoanálisis, ¿quién lo evaluará a él?... bueno, la ciudadanía ya lo hizo el 7 de junio y lo reprobó: perdió 8 delegaciones políticas, la mayoría en la ALDF, la confianza de los capitalinos, la credibilidad del elector que le dio 61% de votos en 2012 y la incredulidad de que su política “de izquierda” se asemeja tanto a la priista, que un día sí y otro también, pega a la boca, los bolsillos y a la confianza de los mexicanos.

De verdad, Mancera no atina a nada, ahora recula al castigo que infringió a los capitalinos con su no circula lo sábados y ante la postura de Morena y su mayoría en la ALDF, de echar para abajo, no sólo la prohibición entre semana, sino desterrar en definitiva el sabatino, el “sin partido” reacciona, que es lo contrario a proponer, y luego del golpazo que la Corte le dio de permitir que autos anteriores a 2017 puedan buscar la calcomanía 0, el Jefesito de Gobierno –insisto, reacciona- y adelanta que propondrá a la Comisión del Medio Ambiente de la Megalópolis, que se permita a dichos vehículos sustentar el examen de emisiones, aunque sean “autos viejos” como los calificaran el propio MAM y su “brillante” Secretaria de Medio Ambiente, Tania Müller, para obtener la calcomanía 0.

Reacción, esa ha sido la política mancerista en estos dos años y medio. Los capitalinos ya dieron su veredicto el 7 de junio.

Un pecado capital más del inquilino del antiguo Palacio del Ayuntamiento, que no quiere resolver y que daña severamente la calidad de vida, la economía y la paciencia de los defeños, la estúpidas e irracionales marchas, bloqueos, mítines y campamentos de inconformes. Todos los días, incluso hasta domingos, los insensatos taponean vías primarias desesperando a los atribulados automovilistas y pasajeros del servicio público por los infernales embotellamientos a paciencia, complacencia y complicidad de Miguel Ángel Mancera, basada en su personal sentido de la democracia, que sólo favorece a los infractores –que son unos cuantos miles- contra los millones de afectados por esa “democracia a la Mancera”, en aras de una mala interpretación del Derecho; y conste, él es Doctor en Derecho, pero no le interesa que el derecho de terceros está por encima de marchas, plantones, mítines con intereses meramente políticos.

El castillo de naipes que el susodicho levantó en 2012 se vino a tierra, perdió no sólo capital político, sino lo peor, la confianza y credibilidad de quienes confiaron en él. Hoy trata de remover el polvo del incendio sucedido el 7 de junio, pero se tizna, y las cosas van de mal en peor. Morena capitalizó los yerros, corruptelas e incapacidad de una administración que prometió “decidir juntos”, y a la hora de la verdad, la imposición es el sello y sino de un gobierno esperanzador, ahora venido a menos.

No será corriendo, liquidando a los malos funcionarios públicos, cuando el mal es de origen, es el de un político muy acotado, sumiso, obediente de su círculo cercano, que no sabe escuchar y menos discernir, a vox pópuli, que le está diciendo que su decisiones contra el bolsillo y la calidad de vida de los capitalinos son erróneas; pero aplica la máxima de Carlos Salinas de Gortari “ni los oigo, ni los veo”.

Así fue con la tarifa del Metro, con las arañas, con los parquímetros, con el no circula sabatino, con la tibieza de no fincar responsabilidad penal a Marcelo Ebrard por la corruptela e ineficiencia de la Línea 12 del Metro; por la indulgencia (actitud o tendencia de la persona que tiene especial facilidad para perdonar las ofensas, o castigarlas con benevolencia, y para juzgar sin severidad los errores de los demás), en favor de Joel Ortega Cuevas, titular de la SSP cuando la desgracia de la discoteca News Divine, en donde murieron 12 personas, entre ellos 9 jóvenes, y por el contrario lo premia con la Dirección General del STC, Metro. El señor cree que con despedir a su Gabinete se borrará todo el pésimo trabajo que realiza en el gobierno capitalino.

No…  pues ahora sí, que Mancera calcula mal, como a la Hidra, cortará algunas cabezas, pero la pésima gestión ahí seguirá, en los edificios del Zócalo. ¿Quién entonces debe irse?

 

Comentando… la Ciudad

 
  • Emilio Chuayfett daña a la educación en México

  • Pusilánime es quien carece de valor para enfrentar conflictos, señor “Secretario”

Por Luis Repper Jaramillo
lrepperjaramillo@yahoo.com

 
La comparecencia del “Secretario” de Educación Pública, Emilio Chuayfett Chemor, ooootro mexiquense, ante la Comisión Permanente del Congreso de la Unión, en el Senado de la República, fue una simulación, un día de campo para los legisladores y el funcionario público –que no funciona-, cuyo objetivo era aclarar  ¿por qué tanto la SEP, como Hacienda, y los gobiernos estatales involucrados, Oaxaca, Chiapas, Michoacán, Guerrero, le pagan a los holgazanes “maistros” de la CNTE, que no trabajan, no enseñan, no educan, no orientan, pero siguen cobrando quincena tras quincena.

Un afrenta de legisladores, funcionarios públicos, gobernadores y hasta el Ejecutivo Federal, contra millones de niños y sus padres, que pierden año con año la oportunidad de mejorar su calidad de vida, vía la educación, por un conflicto político, económico y de poder, que mantiene a México en un vergonzante sitio sobre la calidad educativa a nivel mundial.

Mientras estos sujetos –legisladores y funcionario- se desgarraban las vestiduras en la simulación, perdón, la comparecencia, millones de alumnos pierden clases por más de 15 días en una acción de daño irreversible en la formación académica de quienes deberían ser la prioridad para el actual y el futuro cultural y educativo del país.

Tener a Chuayfett como “Secretario” de Educación Pública es un despropósito del actual sexenio priista, el señor carece del perfil profesional para desempeñar el cargo, porque dejar en manos de un político la educación nacional tiene por consecuencia su politización. El problema de la CNTE no es laboral o reivindicatorio de su ministración quincenal, No, es la lucha por el control, el manejo político y la riqueza económica de las zonas de influencia de la Coordinadora.

Un ejemplo claro es el de la chiapaneca Elba Esther Gordillo Morales, la otrora poderosa dueña del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE) quien con un “pinochetazo” orquestado por Carlos Salinas de Gortari y la propia Elba Esther, derrocaron y quitaron el poder el profesor potosino Carlos Jonguitud Barrios, quien ya no le servía al PRI, ni a Salinas de Gortari. Ambos se coluden y forman por más de 25 años un poderosísimo sector que le daba al tricolor votos, dinero e influencia para sus afanes dictatoriales, como lo calificará Mario Vargas Llosa, con aquello de que el PRI ejerció durante 70 años una “dictadura perfecta”

Bueno… esto fue sólo una acotación. Volvamos al tema de los “maistros” y Chuayfett. Decía que la SEP no debe estar bajo la responsabilidad de un político, sino por las funciones propias para enseñar, tiene que ser un maestro normalista, que haya dejado en el aula conocimientos, sapiencia, carácter, calidad, técnica y psicología para entender las necesidades de un alumno y la satisfacción de los padres, por la nobleza de haber enseñado a lo más importante de la educación: los alumnos. O quizá, un pedagogo.

Pero, no. El mexiquense Peña Nieto, se decidió, no por el perfil profesional, sino por el gentilicio y la amistad que le tiene a Chuayffet Chemor, pues en su Carta de Vida, sólo aparecen cargos políticos como Gobernador, Secretario de Gobernación, Presidente del IFE, Diputado federal, presidente municipal de Coacalco, Delegado en Benito Juárez. El único antecedente ligado al actual fue el de Secretario de Educación, Cultura y Bienestar Social del Gobierno del Estado de México. Secretario de Gobierno de su tierra natal. Procurador Federal del Consumidor, etc. Con este CV, ¿en dónde se encuentra el perfil ideal para desempeñarse como titular de la SEP?, en ningún lado ¿verdad?

Y esta sinrazón tiene paralizada a la educación nacional. Desde la llegada nuevamente del priismo a Los Pinos, la noble responsabilidad de enseñar se descompuso, con él llegaron los conflictos y el fortalecimiento de la CNTE, que tiene shockeado, apanicado, miedoso al sexenio peñista; peor aún, a la sociedad que sin deberla ni temerla, un día sí y el otro también, en el DF, Oaxaca, Chiapas, Guerrero, Michoacán, le rompen la paz social, el libre tránsito, la vida cotidiana a automovilistas, transeúntes, comercios, mobiliario urbano y distrae a las policías locales, estatales y federal de su misión, por cuidar y proteger a los infames “maistros” que tanto daño le hacen al país.

Esto confirma, además, que aun siendo político, Emilio Chuayfett, no puede, no sabe o no quiere resolver el conflicto magisterial. Es incapaz. Cuando estos irresponsables asaltaron el Zócalo de la Ciudad de México, por más de 40 días, provocando caos, pérdidas millonarias a los comerciantes del Centro Histórico, el “señor Secretario” de Educación, se escondió debajo de su escritorio, en la espalda del Jefe de Gobierno, Miguel Ángel Mancera y del Secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, y jamás dio la cara para enfrentar a la disidencia; finalmente el inquilino del Palacio de Cobián, le resolvió el problema mandando a la Policía Federal para desalojar la Plaza Mayor del país.

Chuayfett ha dejado hacer, dejado pasar. Su tibieza y carácter timorato, mantiene el conflicto magisterial por casi tres años, con impacto negativo para  millones de alumnos, y lo más terrible, en los Estados del país más retrasados académicamente como Chiapas, Oaxaca, Guerrero, Michoacán, Hidalgo, a los que se suma la pobreza y pobreza extrema.

En los momentos más críticos de las acciones de la CNTE, en la Ciudad de México y en sus territorios de influencia el mexiquense se escondió en el rincón más alejado de las agresiones magisteriales y sólo alguna vez salió a los medios a “amenazar” con descontar los días a los maistros que no trabajaron. Desde luego, se carcajearon de risa los inconformes, ¡por tan agresiva disposición del “señor Secretario”!

Retomo una declaración del gris “Secretario” de Educación, durante la comparecencia en el Senado, cito textual: las reformas estructurales no pueden lograrse con dogmáticos que quieren tener la razón, ni con pusilánimes que duden aún de la duda misma”

¡Qué inconsciente! Señor Chuayfett el pusilánime es usted, y déjeme señalarle el significado de esa palabra y luego se la adapto: persona que muestra poco ánimo y falta de valor para emprender acciones; enfrentarse a peligros o dificultades o soportar desgracias.

Mire “Secretario” acabo de describir a lo largo de esta entrega su falta de valor para enfrentar el conflicto con la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación, que lo tiene en su puño, ¿cómo se atreve a calificar de pusilánime a quienes dudamos del éxito de la reforma educativa, que debería ser la joya de la corona en la estructura organizacional de un país que aspira a ser grande?, Usted rehúye a su responsabilidad, sentarse a la mesa para dialogar o poner un hasta aquí, a esos revoltosos maistros de la CNTE, ha dejado el conflicto, que transformó en político, a la Secretaría de Gobernación –que tampoco puede- y se atreve a decir pusilánimes a quienes dudan de su reforma educativa.  A usted le falta valor, –como dice la definición de la palabra-  ánimo para emprender acciones y enfrentarse a la solución del problema magisterial. Esta es una verdad incontrovertible

Mientras ustedes los políticos (Chuayfett, Osorio, Miranda) juagan junto con la CNTE a las mesas de diálogo, a la negociación, a las marchas y plantones, a desgraciar la tranquilidad y paz social de la ciudadanía, ¡valiéndoles un comino! que son terceras personas ajenas al conflicto, millones de niños y jóvenes de educación básica en el país, pierden lastimosamente horas/enseñanza, retrasando su aspiración de vida. Detalle que para ustedes no tiene importancia, ya que tienen resuelta su vida y la de sus familiares.

Emilio Chuayfett no es el responsable de educación pública que México necesita, lamentablemente dos años y medio después los resultados son claros. Urge un cambio en la titularidad de la SEP, por alguien inteligente, con el perfil profesional que el cargo exige. Se necesita un maestro normalista o ya de perdis un pedagogo, la responsabilidad no admite un político venido a menos, que está ahí por lazos gentilicios.

Insisto, la comparecencia de Emilio en la Comisión Permanente, en el Senado fue sólo una simulación de ambas partes, porque el conflicto no sólo sigue, sino se agudiza por las reacciones de la CNTE a la decisión de la Corte de avalar la constitucionalidad de la evaluación magisterial.

Chuayfett, tiene que irse, no debe hacer más daño a la educación del país. Tal vez en el Estado de México sí lo quieran.

 

*Miembro de la Academia Nacional de Periodistas de Radio y Televisión (ANPERT)

 
 
 

Comentando...
la Ciudad

 
TIPO DE CAMBIO DIVISAS
 
 
 

BOLSA MEXICANA DE VALORES

 
 

 
 
 
 
 
 CLIMA Y ALERTA DEL TIEMPO    MINISTERIO PUBLICO VIRTUAL           VIAJES Y ENTRETENIMIENTO          
                   
 
Todos los derechos reservados. LA GACETA METROPOLITANA, es editada por Grafismo Visual. De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la publicación, retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos. Prolongación Canal Nacional 192, Edificio 1-D, Local 38, Colonia Santa Anita, Iztacalco, Distrito Federal, México.