La Gaceta Metropolitana 
 
 
 
CIUDADES, COLONIAS Y CALLES
 
 
 
 

Comentando… la Ciudad

 
  • Se fue el responsable de la crisis financiera, social y política, Luis Videgaray

  • El mal ya está hecho, difícil que el Sistema retome el rumbo

Por Luis Repper Jaramillo
lrepperjaramillo@yahoo.com

 
A destiempo, cuando el mal ya esta hecho, cuando la vergüenza del Estado mexicano ronda a nivel internacional, por la visita de Donald Tromp, a quien el Sistema dio protocolo de Jefe de Estado, siendo un vil candidato presidencial y xenófobo contra los mexicanos, Enrique Peña Nieto decide remover, correr, expulsar del cargo a la manzana podrida del gabinete legal, Luis Videgaray Caso, ex Secretario de Hacienda y artífice del escandaloso episodio del encuentro, en la propia casa de los mexicanos, Peña/Tromp.

Pero no sólo eso, Videgaray deja las finanzas públicas en la quiebra, en bancarrota; se ensañó contra los empresarios, contra los contribuyentes cautivos, de la mano con su brazo ejecutor y terror de los que hacemos la riqueza de este país, Aristóteles Núñez, Dictador del Sistema de Administración Tributaria (SAT), quien acosó, presionó, arremetió contra quienes pagamos impuestos.

La administración de Luis Videgaray fue nefasta, pero cobardemente contra quienes tiene registrado en su padrón fiscal. Nunca fue capas, en 4 años, de seguir la ruta del dinero fácil, en coordinación con la PGR, del narcotráfico, de los regenteadores del comercio informal en todo el país. No fue capaz de ampliar la base gravable y siguió la política de sus antecesores (priistas y panistas) de dar trato preferencial a los grande capitales transnacionales y nacionales, en detrimento de los ingresos reales para la hacienda pública.

No. No estoy haciendo leña del árbol caído, porque en su momento, en este mismo espacio público denuncié la inconsistencia, incapacidad o malevolencia del Secretario de Hacienda, para meter en cintura a los millones de evasores fiscales y arremeter su odio fiscal contra los contribuyentes cautivos. No crea que estoy solazándome de la expulsión del gabinete de Videgaray Caso.

Fue tanta la presión social en redes, en medios de comunicación, en opinión de columnistas, analistas, conductores, editorialistas, de medios internacionales sobre la estupidez de invitar a Donald Trump a Los Pinos, que produjo un colapso irreversible en la gestión de Peña Nieto para los dos años que le restan, a quien no le quedó de otra que “pedir su renuncia” al amigo, compadre, paisano, asesor, confidente, pues estaba en riesgo –aun sigue- la permanencia del mexiquense en la presidencia de México. O era él o Peña.

Era ya insostenible la permanencia de Videgaray en el gabinete. Ya había provocado enfrentamientos notorios, él en contra de Miguel Ángel Osorio Chong, por el “poder tras el trono”, también, por la visita del antimexicano Tromp, contra la Secretaria de Relaciones Exteriores, Claudia Ruiz Massieu Salinas, al hacerla a un lado o ignorarla, para la llegada a Los Pinos del magnate republicano. Esto no lo toleró el tío de la Canciller, Carlos Salinas de Gortari, quien ordenó a Peña despedir de inmediato al intransigente Videgaray, que a decir de los analistas políticos, era “el poder tras el trono” en la presidencia del país.

Con la salida del mexiquense, no le quedaba de otra a su brazo ejecutor del SAT y acosador de los contribuyentes, Aristóteles Núñez Sánchez, que abandonar –como las ratas- el barco, pues al enterarse de la “renuncia” de su jefe, ipso facto, hizo maletas y huyó del cargo. Le aceptaron la renuncia.

La verdad, además de su torpe asesoramiento a Peña de traer a Trump, Videgaray Caso fue incapaz de regir la economía nacional, establecer una política fiscal equilibrada, el gasto público transparente y el crédito acorde a las necesidades reales de los demandantes, en el marco de la crisis de confianza, credibilidad, certidumbre y transparencia en la gestión de Enrique Peña Nieto. Cabe aquí el dicho popular “no me ayudes compadre” 

En fin, se tardó casi 4 años el ejecutivo federal en hacer el cambio clave. Luis Videgaray, fue y es un peligro para México.

Cabe resaltar que en la ceremonia de cambios en el gabinete, el ambiente fue tenso; ahí estaban Osorio Chong, como responsable de ese primer círculo, el multicitado ex de Hacienda, José Antonio Meade, que toma el relevo en la dependencia y Luis Miranda Nava (mexiquense y amiguísimo de EPN), ex subsecretario de Gobernación, quien sustituye a Meade, en la Secretaría de Desarrollo Social.

Al final del discurso y toma de protesta, al retirarse el mandatario del lugar, no miró, ni estrechó la mano de su paisano,  lo ignoró al pasar frente a él.

No fue así con José Antonio Meade, a quien distinguió estrechando su mano.

El mal ya está hecho y de esto no se levantará la administración peñista. Muy tarde, quiso o se decidió correr a su compadre, quien fue factor de discordia y encono entre el gabinete legal.

Aun tiene Peña muchos errores, ya no por corregir, es imposible, sino soportar y tolerar, pues los mexicanos están desilusionados, enfadados, arrepentidos, inconformes y mucho más con su gestión.

Uno de esos yerros garrafales es el cuasi rompimiento político y estratégico con el gobierno norteamericano de Barak Obama (aunque en enero de 2017 se va) y seguramente con el de Hillary Clinton, quien sin duda ganará el sillón de la Casa Blanca, por la descortesía (pero que necesidad, decía Juan Gabriel) de invitar primero a Trump, que por logística y visión política, debió ser después de la señora Clinton, por muchos factores.

Tan es así que después del affaire Peña/Trump, de manera inteligente y políticamente correcta, Doña Hilaria optó por rechazar la invitación y no vendrá a México. ¡Mal augurio para los dos últimos años de Peña y los dos primeros de la Señora Clinton!, en la relación bilateral México/Estados Unidos, gracias al desatino, arrogancia, prepotencia e irracionalidad de Luis Videgaray Caso, que puso en jaque (tal vez muy pronto mate) al sexenio de su amigo, paisano, compadre y consejero Enrique Peña Nieto y el inminente descalabro del PRI en 2017 y 2018.

Se fue el responsable de la crisis mexicana, pero no la ira, la desconfianza, la incredulidad, el coraje y desprecio a un gobierno federal que no es capaz de cumplir sus promesas de campaña “te lo firmo y te lo cumplo”, decía. Esto no es verdad.

 
 
 

Comentando...
la Ciudad

 
TIPO DE CAMBIO DIVISAS
 
 
 

BOLSA MEXICANA DE VALORES

 
 

 
 
 
 
 
 CLIMA Y ALERTA DEL TIEMPO    MINISTERIO PUBLICO VIRTUAL           VIAJES Y ENTRETENIMIENTO          
                   
 
Todos los derechos reservados. LA GACETA METROPOLITANA, es editada por Grafismo Visual. De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la publicación, retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos. Prolongación Canal Nacional 192, Edificio 1-D, Local 38, Colonia Santa Anita, Iztacalco, Distrito Federal, México.