La Gaceta Metropolitana 
 
 
 
CIUDADES, COLONIAS Y CALLES
 
 
 
 
 

Restablecen relaciones Cuba y Estados Unidos

 
Los presidentes Raúl Castro y Barack Obama restablecieron relaciones diplomáticas entre Cuba y Estados Unidos, que habían sido interrumpidas hace 56 años y marcan lo que podría ser el comienzo de una nueva era binacional.

En Washington, el presidente Barack Obama anunció la normalización plena de las relaciones diplomáticas entre Washington y La Habana y mayor liberalización de lazos económicos -aunque no el levantamiento del bloqueo- en el cambio más radical en la relación bilateral en más de 50 años.

En la Habana, al informar del restablecimiento de las relaciones diplomáticas con Estados Unidos, el presidente cubano, Raúl Castro, subrayó este miércoles que aún persisten profundas diferencias entre ambas naciones en temas como derechos humanos, política y cuestiones referentes a la soberanía extranjera. Resaltó que los países tienen que aprender a vivir con sus diferencias de manera civilizada.

El mandatario aseguró que se comunicó el martes con su par estadunidense, Barack Obama, y reiteró que el bloqueo económico debe cesar, y subrayó que el presidente de Estados Unidos puede levantarlo mediante el uso de su autoridad ejecutiva, sin necesidad de la aprobación del Congreso.

Por su parte el Presidente de la República, Enrique Peña Nieto, expresó el respaldo y el reconocimiento de México a la decisión anunciada hoy sobre distintas medidas encaminadas a normalizar la relación entre los Estados Unidos de América y Cuba.

“México reconoce esta decisión histórica del Presidente de Estados Unidos; reconoce el acuerdo que ha construido con el Gobierno de Cuba, porque México invariablemente ha respaldado a un país hermano del hemisferio como es Cuba, para que tenga igualdad de condiciones y los mismos derechos que tienen todos los demás países del hemisferio”, resaltó.

En el marco de la clausura de la Asamblea General Ordinaria del Consejo Nacional Agropecuario, el Presidente Peña Nieto dijo que este es un paso “decisivo e histórico”, que el Gobierno de México respalda y reconoce.

  • EL ANUNCIO DE OBAMA

“En los cambios más significativos en nuestra política en más de 50 años, pondremos fin a un enfoque caduco que, durante décadas, ha fracasado en avanzar nuestros intereses y, en su lugar, empezaremos a normalizar relaciones entre nuestros dos países. A través de estos cambios, tenemos la intención de crear más oportunidades para los pueblos estadunidense y cubano, e iniciar un nuevo capítulo entre las naciones de las Américas”, declaró Obama a mediodía en una trasmisión nacional en vivo desde la Casa Blanca.

La sorprendente declaración tuvo lugar pocas horas después de que Alan Gross, el contratista estadunidense encarcelado en Cuba desde hace 5 años fue liberado y regresó a este país en un avión del gobierno estadunidense, mientras Estados Unidos liberó a los últimos tres de los llamados 5 cubanos antiterroristas encarcelados aquí desde 2001 acusados de espionaje que hoy regresaron a Cuba.

Fuentes oficiales estadunidenses señalaron que los cubanos fueron liberados en un canje por un agente de inteligencia estadunidense clave en Cuba que ha estado en la cárcel en la isla durante casi 20 años. A la vez, medios estadunidenses reportaron que parte del acuerdo es la liberación de 53 presos en Cuba identificados como prisioneros políticos por Estados Unidos.

Hablando al mismo tiempo que lo hacia su contraparte Raúl Castro en La Habana, Obama afirmó que medio siglo de políticas de aislamiento “no han funcionado” y que era hora para una nueva ruta. “No creo que podamos hacer la misma cosa por más de cinco décadas y esperar un resultado diferente”, subrayó.

Obama confirmó que habló directamente con el presidente Castro el martes (la llamada duró más de 45 minutos, según fuentes oficiales) para sellar el acuerdo, y también agradeció al papa Francisco, al gobierno canadiense y a un grupo bipartidista de legisladores estadunidenses. Las negociaciones secretas que, según algunas versiones duraron 18 meses, y que culminaron con el anuncio de este miércoles fueron fruto de la intermediación directa del papa Francisco –la última reunión que selló el acuerdo entre las partes fue en el Vaticano, reportaron medios– y en las cuales el gobierno canadiense sirvió de anfitrión.

Las medidas anunciadas por Obama incluyen órdenes a su secretario de Estado John Kerry para iniciar negociaciones de inmediato para restablecer las relaciones diplomáticas con La Habana, incluyendo establecer embajadas en las capitales por primera vez desde 1961, como también proceder para remover a Cuba de la lista oficial de Estados patrocinadores de “terrorismo” (en la cual ha estado desde 1982).

Obama también señaló que se iniciarán mayores contactos de alto nivel sobre temas como migración, salud, esfuerzos antinarcóticos, asuntos ambientales, entre otros, empezando casi de inmediato. De hecho, en torno a salud, Obama elogió la aportación de Cuba en el combate contra el ébola en África, y que creía que trabajadores de salud estadunidenses y cubanos deberían de trabajar de manera conjunta en frenar esta enfermedad.

Obama ordenó una mayor flexibilización de restricciones sobre viajes, envío de remesas y permitir algunas operaciones bancarias entre ambos países. A la vez, abrió la posibilidad de comercio entre ambos países y hasta la posibilidad de ciertos tipos de inversión.

El presidente explicó que este acuerdo “es fundamentalmente sobre libertad y apertura, y también expresa mi creencia en la interacción de pueblo-a-pueblo”, afirmando que este mayor contacto llevará a “empoderar al pueblo cubano” y que Estados Unidos sea percibido por ese pueblo como “un socio” en mejorar sus vidas.

Advirtió que mientras se cooperará en ámbitos de interés común, también se mantendrá una posición crítica sobre asuntos de derechos humanos y reformas democráticas. Repitió que uno de los objetivos de estos cambios es apoyar y fortalecer a la sociedad civil y el naciente sector privado en Cuba.

A pesar de todos estos cambios, el bloqueo permanecerá vigente ya que esa política está codificada en ley, y no depende del Ejecutivo. Por lo tanto, todas estas medidas son las que se pueden permitir dentro de la autoridad ejecutiva del presidente. En su discurso, Obama invitó a los legisladores a un debate sobre levantar el bloqueo.

Dos obstáculos estaban frenando las intenciones del gobierno de Obama de promover el cambio en la política bilateral que, desde inicios de su presidencia, había prometido, según expertos: el caso de Alan Gross y, segundo, el hasta ahora poderoso presidente cubanoestadunidense del Comité de Relaciones Exteriores del Senado, Robert Menéndez, demócrata. Con la resolución del caso de Gross hoy y el hecho que Menéndez pasará a la minoría y tendrá que dejar su puesto cuando el Senado pase al control republicano en enero, aparentemente había llegado la oportunidad para anunciar los cambios.

Obama reconoció tácitamente la demanda latinoamericana por un cambio en la relación con Cuba, al declarar que “estamos preparados para sumar a Cuba a otras naciones del hemisferio en la Cumbre de las Américas”. Sin embargo, agregó que deberían estar presentes representantes de la “sociedad civil” cubana en ese evento.

Concluyó: “hoy, Estados Unidos opta por desatarse de los grilletes del pasado para poder alcanzar un mejor futuro –para el pueblo cubano, para el pueblo estadunidense, para todo nuestro hemisferio, y para el mundo”.

El Vaticano y la negociación secreta Obama agradeció al Vaticano, y al papa Francisco, recordando que fue quien envío una carta a ambos mandatarios instando una resolución a la relación. Algunas versiones en los medios sugieren que estas negociaciones secretas fueron impulsadas después de una

visita de Obama al Vaticano para ver al Papa el año pasado, y las cartas que envió ese verano. Hubo reuniones bilaterales en Ottawa, la capital canadiense, y en octubre de este año se sostuvo un tipo de reunión bilateral de alto nivel en el Vaticano. Al parecer, todo se selló el martes en la llamada telefónica entre Obama y Castro, la primera conversación sustancial entre presidentes de ambos países en medio siglo.

Nadie sabe su nombre, pero el espía que fue canjeado por los tres cubanos en Estados Unidos fue identificado por Obama como “uno de los agentes de inteligencia más importantes que Estados Unidos ha tenido jamás en Cuba”. Encarcelado por casi 20 años, fue quien ayudó a identificar a una “red de agentes cubanos”, incluyendo a los Cinco de Cuba. Solo se sabe que llegó hoy a este país, y que, según un comunicado de la oficina del Director de Inteligencia Nacional, es ‘un individuo cubano” quien además identificó a otros agentes cubanos o que trabajaban para Cuba en Estados Unidos.

Tal vez lo más sorprendente de todo esto –las medidas, los acuerdos- fue que se logró mantener en secreto

  • EL BLOQUEO DEBE CESAR

A su vez el presidente Raúl Castro agradeció las gestiones del Vaticano para la liberación de los tres agentes cubanos presos en territorio estadunidense, quienes fueron intercambiados por el contratista estadunidense, Alan Gross, recluido en la isla desde hace cinco años.

En las calles de Cuba, la noticia fue recibida con júbilo, vítores y lágrimas.

Castro resaltó que su gobierno siempre mostró disposición a “un diálogo respetuoso, basado en la igualdad soberana, para tratar los más diversos temas de forma recíproca, sin menoscabo a la independencia nacional y la autodeterminación de nuestro pueblo.

Resaltó el heroísmo del pueblo cubano al mantenerse unido 56 años después de la Revolución y frente a los embates del bloqueo económico estadunidense. “Ahora, llevamos adelante, pese a las dificultades, la actualización de nuestro modelo económico para construir un socialismo próspero e sostenible”, sostuvo el presidente.

“Resultado de un diálogo al más alto nivel, que incluyó una conversación telefónica que sostuve ayer con el presidente Barack Obama, se ha podido avanzar en la solución de algunos temas de interés para ambas naciones. Como prometió Fidel, en junio del 2001, cuando dijo: '¡Volverán!', arribaron hoy a nuestra patria, Gerardo (Hernández), Ramón (Labañino) y Antonio (Guerrero)”, dijo Raúl Castro, en relación a los tres agentes cubanos encarcelados durante 16 años en Estados Unidos acusados de espionaje.

Ellos integraban el grupo de "Los Cinco"; agentes de inteligencia cubanos cuya llamada "Red Avispa" funcionó en la Florida en los 90. Fueron detenidos en 1998 y condenados por conspiración, asociación ilícita, no inscribirse como como agentes extranjeros y otros delitos. Los otros dos ex agentes de inteligencia del grupo de los "Cinco", Fernando González y René González (sin parentesco), regresaron a la isla en los últimos años tras cumplir sus condenas.

Cuba alega que los agentes no atentaban contra la soberanía estadunidense sino que espiaban a grupos de exiliados a los que La Habana atribuye una serie de ataques con bombas a hoteles y otros atentados en la isla.

“Esta decisión del presidente Obama, merece el respeto y reconocimiento de nuestro pueblo” sostuvo Castro quien añadió: “Quiero agradecer y reconocer el apoyo del Vaticano, y especialmente, del papa Francisco, al mejoramiento de las relaciones entre Cuba y Estados Unidos. Igualmente, al gobierno de Canadá por las facilidades creadas para la realización del diálogo de alto nivel entre los dos países”.

El restablecimiento de relacione diplomáticas, dijo el presidente, “no quiere decir que lo principal se haya resuelto. El bloqueo económico, comercial y financiero que provoca enormes daños humanos y económicos a nuestro país debe cesar. Aunque las medidas del bloqueo han sido convertidas en ley, el presidente de Estados Unidos puede modificar su aplicación en uso de sus facultades ejecutivas”.

Al concluir su discurso, Castro señaló: “Los progresos alcanzados en los intercambios sostenidos demuestran que es posible encontrar solución a muchos problemas. Como hemos repetido, debemos aprender el arte de convivir, de forma civilizada, con nuestras diferencias”.

"Es una gran noticia, un día histórico", dijo a la empleada bancaria Amelia Gutiérrez, a quien se le hizo un nudo en la garganta cuando vio al presidente Raúl Castro anunciar en televisión que Cuba y Estados Unidos normalizarán sus relaciones tras más de medio siglo.

"Todo el mundo está contento. Este es un día histórico. Cuba y Estados Unidos son países vecinos, no hay porqué llevarse mal", resumió Gutiérrez, de 28 años y siete meses de embarazo.

Al cocinero Ernesto Pérez, de 52 años, que trabaja en una de las cafeterías de La Habana Vieja, se le "erizó todo el cuerpo" cuando leyó el anuncio en su teléfono móvil, pues está suscrito al servicio de noticias del portal Cubadebate.

"Es una noticia muy importante, que nos cambiará la vida a todos. Pienso que todo va a cambiar, muchas cosas pueden cambiar y para bien", dijo Pérez, quien subrayó: "Esto debía haber sucedido hace mucho tiempo".

"Al principio de la revolución en Cuba, cuando Girón, a los detenidos los cambiaron por compota", celebró Luis Álvarez, en alusión a la fallida invasión de exiliados anticastristas cubano en Bahía de Cochinos en 1961 (Playa Girón, para los cubanos), tras la cual el ex presidente Fidel Castro pactó con Estados Unidos un canje de los prisioneros por alimentos.

"Si quitaran el bloqueo sería lo ideal", dijo también sobre sus expectativas respecto al futuro. Álvarez esperaba hoy frente a la Sección de Estados Unidos en La Habana a un familiar que tenía una cita para obtener un visado del país vecino.

"El bloqueo es muy difícil desmontarlo", recordó por su parte Javier Salado, uno de los miembros del Comité Internacional por la Liberación de los Cinco en La Habana.

"La única forma de acabar con el bloqueo es el desgajamiento parcial y por etapas", dijo Salado, quien festejó también la reanudación de las relaciones diplomáticas.


 
 

Comentando...
la Ciudad

 
TIPO DE CAMBIO DIVISAS
 
 
 

BOLSA MEXICANA DE VALORES

 
 

 
 
 
 
 
 CLIMA Y ALERTA DEL TIEMPO    MINISTERIO PUBLICO VIRTUAL           VIAJES Y ENTRETENIMIENTO          
                   
 
Todos los derechos reservados. LA GACETA METROPOLITANA, es editada por Grafismo Visual. De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la publicación, retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos. Prolongación Canal Nacional 192, Edificio 1-D, Local 38, Colonia Santa Anita, Iztacalco, Distrito Federal, México.